Crónica

Otra dosis de grandeza

Omar Perdomo celebrando uno de los goles

1

Superada la resaca bareiní, era hora de volver a la faena. El fútbol, y la hinchada blanquiverde, aguardaban en El Arcángel para una nueva cita del Córdoba. Todavía hay trabajo por hacer y es precisamente a ello a lo que debían ponerse los de Germán Crespo. Y una vez más, no fallaron. El feudo capitalino sigue siendo inexpugnable. Otra sólida victoria y otro paso más hacia el ascenso. En este caso, el adversario era el Xerez Deportivo, que hacía escala en la ciudad califa con la intención de ser el primero que sorprende en dicho estadio. Nada más lejos de la realidad. Aquí el guion tiene un solo dueño. 

Con todo, el primer acercamiento del partido lo protagonizaron los visitantes, en una acción por banda derecha, aunque el pase al punto central del área fue repelido por un zaguero blanquiverde. No tardó en responder el Córdoba a dicho golpe, ahora con una internada similar protagonizada por Fuentes. No obstante, en su caso, el disparo se marchó escorado. 

Los problemas físicos empezaron entonces a hacer mella en un primer acto con más contratiempos de los esperados. El primero cayó del lado del Xerez, que tuvo que gastar su primer cambio obligado por lesión. Esto causó una cierta relajación del duelo, hasta que eclosionó al cuarto de hora en dos acciones de auténtica magia. El talento está en los genes y el Córdoba tiene, entre otros muchos, a dos futbolistas superlativos en ese aspecto. De Javi Flores a Simo. Y gol. El de Fátima puso un pase filtrado y medido a la espalda de la defensa azulona, el cual lo recogió a la carrera el extremo quien, en el mano mano, materializó a la perfección para hacer el primero. 

Primer golpe directo, que pudo ampliarse en el 22’, por medio de un robo de Puga en la zona de tres cuartos, el cual la sirvió para que Willy impactara a portería. Sin embargo, su golpeo se topó con un defensa jerezano y acabó chocando con uno de los postes. El ritmo no cesaba, pues minutos después fueron los visitantes los que la tendrían para empatar. Baeza, en el uno contra uno, logró superar a Carlos Marín, aunque su disparo escorado no encontró puerta. Y aparecieron entonces los problemas para los locales, pues Alonso, visiblemente afectado, tuvo que marcharse, ocasionando a su vez el debut de Gudelj con la blanquiverde. 

En esas, el último fichaje de los de Crespo no tardó en festejar con los suyos. Así es, el segundo del Córdoba llegó en un balón en largo que recogió Fuentes y, tras doblar y dejar sentado a un defensa rival, la puso ajustada al palo e imposible para Camacho. El Arcángel vibraba de nuevo. Y más que pudo hacerlo con la ocasión de De las Cuevas, que a punto estuvo de convertir el tercero en la siguiente acción, aunque su remate se marchó alto. Sea como sea, el dominio era claramente del Córdoba. Y por si fuera poco, surgió otro contratiempo, con un nuevo cambio obligado, el tercero del partido y el segundo para el Xerez Deportivo. En este caso fue el guardameta Camacho el que tuvo que salir.

Ambos conjuntos pudieron volver a mover el electrónico antes del descanso, aunque éste seguiría brillando con el 2-0 a favor de los califas. Un rendimiento, una vez más, más que convincente. Otro triunfo iba por el camino correcto. 

Había que cerrar el trámite y siete fueron los minutos que tardó el Córdoba en dejar prácticamente sellado el triunfo. Otra vez a la contra, un balón servido al hueco dejó solo a De las Cuevas frente al meta rival. No obstante, el arquero logró despejar el disparo del alicantino, aunque, en el rechace, Fuentes anotó a placer. Los blanquiverdes jugaban a su gusto casi sin apuros, y tratando, con paciencia, de ampliar su ventaja. Lo pudo lograr Casas al conectar un pase en boca de gol de Simo, aunque el meta la sacó de forma milagrosa. Sin embargo, el que sí tuvo mejor puntería fue Omar Perdomo, que convirtió el 4-0 en una galopada culminada de forma magnífica ante el guardameta.

Poco más dio de sí el encuentro de ahí hasta al final. Lo cierto es que los cordobesistas no cesaron en su empeño de seguir buscando la portería jerezana, aunque el cansancio comenzaba a hacer mella en la claridad en los últimos metros de cara a puerta. Y aún así, hubo serias oportunidades de sumar otro tanto. Pero ya ninguno más se materializaría. Y así hasta el pitido final, que se culminó con otros tres puntos en el botín blanquiverde. Otra dosis de grandeza. Otro paso hacia la promoción.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
stats