El Córdoba CF SAD propone un convenio concursal con una quita de hasta un 80%

Carlos González, en la última junta de accionistas del Córdoba CF SAD

El proceso continúa adelante según lo fijado. Incluso tras la resolución de la Audiencia Provincial a favor de un incidente de Azaveco -la sociedad de Carlos González- y por tanto de la necesaria revisión del mismo en el Juzgado de lo Mercantil número 1. Pero dicha circunstancia no paraliza a corto plazo la actuación. De ahí que el Córdoba CF SAD avance en lo referido a su concurso de acreedores. Lo hace en esta ocasión con su propuesta de convenio, presentada el pasado miércoles tras aprobación por parte del consejo de administración -presidido precisamente por el empresario tinerfeño- en una junta celebrada un día antes. Como detalle principal, el plan de pagos remitido a la Ciudad de la Justicia contempla una quita de hasta el 80% de la cantidad total de deuda. Si bien, como es habitual en el ámbito deportivo, dicha rebaja puede ser menos si se producen ascensos. No en vano, su cumplimiento depende, sobre todo, de la entada en competición de la entidad.

Precisamente esta última premisa es fundamental y marca el punto de partida para el conveniente funcionamiento del concurso de acreedores. Y es la que maneja Azaveco, y esto es Carlos González, ya desde la próxima temporada. El canario trabaja, según se informó hace unas semanas, en la participación de la entidad -con mismos colores pero otro escudo, incluido en el proyecto de Unión Futbolística Cordobesa (UFC)- en Segunda Andaluza durante la 2021-22. Dicha categoría es la última a nivel provincial y la que corresponde, por tanto, al Córdoba CF SAD en su situación. Como trasfondo en este escenario, por cierto, se halla el litigio abierto por el canario en Madrid contra el más reciente propietario del club, Jesús León. Trata por esta vía de recuperar de modo completo la sociedad, de la que hasta ahora sólo tiene el poder político a través del Registro Mercantil.

Descrito el panorama de origen, la propuesta de convenio, que se adapta en tiempo y forma al calendario fijado en el Juzgado de lo Mercantil número 1 en mayo -el martes 4 para ser más exactos-, recoge quitas de hasta un 80%. Para que se entienda, quita es la rebaja que se realiza en los créditos, la deuda, para dar viabilidad al concurso. Esto significa que, de entrada, el Córdoba CF SAD reduce en casi diez millones de euros su compromiso para con los acreedores. Porque la cuantía global, con concreción, es de 12.755.157,91 -de casi 13 millones, vaya-, tal y como queda reflejado en el plan de pagos del documento oficial, al que ha tenido acceso CORDÓPOLIS. Hecha el citado decrecimiento de desembolso, la cantidad final queda en 3.418.885,76 euros, de los que 2.170.375,71 están incluidos como créditos ordinarios -los principales y directos dentro del proceso-.

Con todo, la situación varía en este sentido en base a posibles ascensos del club que plantea Carlos González. En este punto se barajan tres posibilidades de reversión de las quitas -supone esto el incremento de la cifra comprometida de abono-: ascenso a Segunda A en la temporada 2027-28 y permanencia en dicha división hasta cerrado el convenio, idéntica situación pero con Primera RFEF como rango y en la 2025-26 como curso y lo mismo pero en la 2024-25 y en Segunda RFEF. La continuidad en las dos primeras categorías ha de darse, en principio, durante dos campeonatos y no sólo en uno y las quitas pasan entonces a un 50% y un 70%, respectivamente. Tales opciones elevan la deuda a 6.919.987,82 euros en el primer supuesto y 4.585.919,78, en el otro.

Más allá de cifras, que ofrecen la oportunidad de realizar diversos análisis, el convenio propuesto por el Córdoba CF SAD presenta un plazo de pago de diez años. A esto se le denomina “espera” y en este sentido se repite la fórmula habitual en estos casos, es decir, en las entidades deportivas y más concretamente futbolísticas. Por otro lado, y no menos importante, destaca también la petición de una carencia de tres años. ¿Qué supone este término y ese período? Para neófitos, se refiere dicho concepto al tiempo reclamado para comenzar a abonar las cuantías acordadas. De esta forma, la idea de la sociedad es arrancar con los primeros desembolsos en la campaña 2024-25, que es precisamente la fijada en el tercer supuesto de pago para alcanzar Segunda RFEF y abrir una etapa de al menos permanencia en la división durante dos cursos.

Otro punto destacado del amplio documento presentado por la sociedad al Juzgado de lo Mercantil número 1 es el referido a su tesorería actual. En este sentido, recoge la propuesta de convenio que el Córdoba CF SAD dispone de un efectivo de 217.129,23 euros, a los que suma el valor de tasación del Porsche Cayenne que utilizaba Jesús León en su etapa al frente del club. Dicha cifra es de 27.863,02 y se añade después de que el administrador concursal, Francisco Estepa, iniciara su proceso de venta, tras la correspondiente autorización judicial, con un primer precio de subasta de 19.500 euros. Además, se refleja la consignación en la Ciudad de la Justicia, en la sala antes mencionada, de 297.227,69 euros “que se destinarán al pago de deudas concursales cuyo pago corresponde a la Unión Futbolística Cordobesa SAD”.

Y hay más datos de interés, dentro y fuera del documento. Por supuesto, el convenio muestra un plan de viabilidad, dependiente siempre de que la sociedad compita, en el que también aparecen derechos de cobro. Son ejemplos los porcentajes de futuros traspasos de jugadores como Álvaro Aguado o Andrés Martín. Aunque la materia es mucho más extensa. Fuera de la propuesta, apuntes necesarios son dos. El primero es que ahora son los acreedores quienes deben dar el visto bueno, con requisito de un 65% de ellos aproximadamente debido a la elevada quita inicial. El segundo, que la junta de acreedores, valga la redundancia en esta ocasión, está prevista desde el 4 de mayo para el 15 de septiembre.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
18 de junio de 2021 - 12:57 h
stats