Brillo blanquiverde en Oriente Medio

Al Khaldiya - Córdoba CF

0

La hora de la verdad está en camino y para llegar lo mejor posible es necesario que el ritmo competitivo no decaiga. El Córdoba finalizó la primera vuelta de la temporada regular con unos resultados increíbles, liderando el Grupo IV con una renta amplia y dando un buen nivel tanto en la Copa RFEF, cuyo trofeo finalmente levantó venciendo al Guijuelo en la gran final disputada en El Arcángel, y en la Copa del Rey ante el Sevilla FC. Sin embargo, el objetivo primordial de ascender directamente a Primera RFEF no ha sido conseguido en la actualidad y los chicos de Germán Crespo luchan por conseguirlo. Tras una semana de parón, la entidad blanquiverde ha realizado un pequeño stage en Baréin y, además de actividades lúdicas y vivir durante siete días rodeado de lujo y comodidades, el trabajo sigue su curso y, esta vez, se ha enfrentado ante el Khaldiya en el primero de los dos partidos amistosos programados durante su estancia.

Un Córdoba que arrancó el partido sin saber el nivel real que podría tener el Khaldiya. Los chicos dirigidos por Germán Crespo tenían que intentar seguir cogiendo el ritmo competitivo necesario y preparar de la mejor manera posible un nuevo tramo del campeonato regular. Para ello, el técnico nazarí intentó poner un once que podría ser perfectamente el elegido para el inicio de la segunda vuelta ante el Xerez Deportivo y no decepcionó. Los blanquiverdes salieron al Estadio Nacional de Baréin con la intensidad propia de un choque oficial y, conforme pasaron los minutos, el dominio visitante se hizo aún más presente. Gracias a esto y a la segunda oportunidad que tuvo, Antonio Casas mandó el balón al fondo de las redes merced a un disparo que se coló por la escuadra bareiní.

Aun así y a pesar de que parecía estar en un escalón por debajo que los blanquiverdes, el Khaldiya sabía que era rápido en las transiciones ofensivas y podía aprovechar alguna que otra indecisión visitante, tal y como así sucedió. Abdullatif subió el primer tanto local al marcador del Estadio Nacional de Baréin, impuso las tablas en el electrónico y obligo a que Felipe Ramos fuese sustituido en el ecuador de la primera mitad por un duro golpe en el costado derecho. Tras este suceso, el Córdoba intentó resarcirse con sendas ocasiones peligrosas y asediando la portería local, aunque fue insuficiente, ya que ambos planteles se marcharon al vestuario con las tablas en el electrónico.

El paso por el descanso sentó de maravilla a la entidad blanquiverde que gozaba con un mayor poderío físico que la escuadra local. Gracias a esto, los primeros instantes de la segunda mitad fueron decisivos para el devenir del choque, ya que el Córdoba salió nuevamente al tapete bareiní exponiendo un nivel mayor de intensidad, lo que provocó que Miguel de las Cuevas hiciese el segundo para los califas merced a un toque sutil del alicantino. Esta acción no sentó del todo bien a un Khaldiya que, a pesar de tener en sus botas el empate nuevamente gracias a un cabezazo de Akaba, vio como poco a poco iba siendo cada vez más inferior a los visitantes.

Conforme los minutos pasaban, el Córdoba acrecentaba su dominio en el Estadio Nacional de Baréin y demostraba que es capaz de vencer a cualquier equipo del país de Oriente Medio sin precisar de una buena intensidad. Aun así y a pesar de que Antonio Casas puso aún más distancia de por medio y terminó por cerrar la victoria blanquiverde, el cuadro dirigido por Germán Crespo tuvo una mala noticia en forma de contratiempo físico. A la baja de Felipe Ramos durante la primera mitad se le unió la de José Alonso que volvió a recaer de unas molestias musculares y tuvo que dejar su puesto al joven Tala. Una acción que manchó el buen rendimiento de unos blanquiverdes que ya preparan su próximo envite ante el Al-Riffa, líder de la máxima categoría de Baréin.

Etiquetas
stats