¿Vamos a ser capaces de pararlo?

Lance de un partido entre Los Califas y el Córdoba CF en categoría bebé.

¿Terminará algún día la violencia en los campos de fútbol base? Más allá de campañas institucionales y federativas, la respuesta se debe encontrar desde dentro de los propios clubes, que tienen en su mano una herramienta fundamental como es la información, de primera mano, de los principales focos de conflicto y la opción de detectar a sus causantes. Varias iniciativas se han puesto en marcha y una de las más potentes es la lanzada por el Club Deportivo Los Califas Balompié, que “en su habitual sensibilización a favor del juego limpio y en su afán de conseguir espacios deportivos libres de violencia física o verbal (...) lanza para la próxima temporada 2017/18 una campaña propia con el fin de intentar erradicar la violencia en el fútbol base cordobés y fomentar el juego limpio en el ámbito de su entorno”, señala la entidad a través de un comunicado. Esta campaña dará comienzo en fase de prueba en el periodo final de la actual temporada 2016/17.

El proyecto educativo contendrá una serie de actuaciones cuyo fin principal será concienciar a los actores de nuestro club -entrenadores, delegados, voluntarios y sobre todo jugadores y sus familias- sobre la necesidad de fomentar el fair play y dar al fútbol la dimensión educativa que debe ser su principal razón de ser en edades tempranas.

La campaña pretender ser sencilla, efectiva, completa y variada. Entre las actuaciones previstas, Los Califas exhibirá en sus instalaciones unas lonas desplegables con frases contra la violencia que serán portadas por los equipos al comienzo de los partidos. También habrá envíos periódicos mediante mailing a toda la comunidad deportiva de textos educativos y motivadores sobre el tema, además de un uso de las redes sociales oficiales del club para concienciar a los seguidores con mensajes de deportividad y a favor del juego limpio.

El club, después del acuerdo de su junta directiva, abre la posibilidad de castigo a jugadores, entrenadores, directivos o padres y madres debido a “actitudes manifiestamente antideportivas que se produzcan en nuestro campo o en otros campos que visitemos” según el Reglamento de Régimen Interno de club. En este sentido, los jugadores pueden ser sancionados sin participar en partidos oficiales, amistosos e incluso en entrenamientos; los entrenadores podrían ser castigados en el mismo sentido y, en caso de gravedad de sus actos, podrían ser incluso expulsados del cuerpo técnico del club; con respecto a los padres, podrán ser vetados para asistir a los partidos que se disputen en nuestro campo y, en caso de gravedad, podrían ser expulsados del club, “aunque en este caso debemos ser precavidos ya que nuestro primer objetivo es el cuidado de los niños que conforman los distintos equipos del club y una expulsión de los padres puede causar también un injusto perjuicio al pequeño”, matizan.

Un programa de charlas y conferencias de expertos en el tema de la educación en el deporte completarán esta batería de actuaciones, a las que se añadirá la adhesión de Los Califas a cuantas iniciativas en favor del juego limpio se realicen por parte de los organismos oficiales. El club, además, entregará premios a aquellos jugadores, entrenadores o grupos que se hayan distinguido por la deportividad de sus actos durante la temporada.

Etiquetas
stats