Cambio, compro, vendo, presto... ¡Necesito un 9!

Carlos González atiende dos llamadas telefónicas | MADERO CUBERO
El Córdoba toma posición en el mercado para hacerse con al menos un delantero contrastado antes del cierre del mercado de fichajes | El club está a la espera de movimientos de terceros

Faltan menos de dos semanas para el cierre del plazo de fichajes y el Córdoba sigue buscando piezas clave para su estructura.  Desde que se confirmaron las salidas de Xisco Jiménez (Muanthong United tailandés), Fidel (vendido por 500.000 euros al Almería) y Florin Andone (al Deportivo por 4'5 millones de euros), el cordobesismo entró en una fase de palpable inquietud por la pérdida de nombres de referencia tanto en lo sentimental -entre el trío estaban el capitán del plantel y el indiscutible ídolo de la afición-como en lo futbolístico: el tridente facturó 43 goles en el pasado curso. Las buenas sensaciones durante los partidos veraniegos de Juli y Rodri han mitigado la sensación de pánico que se provocó por las salidas y la pérdida de futbolistas que fueron pretendidos (Roger, el que más) y terminaron en otros destinos. Los dos goles que ha firmado el veterano extremo -35 años- ex del Alavés y los tres del ex canterano sevillista, que se ha incorporado tras un paso irregular por el Valladolid y una pesadilla en Alemanía con el Munich 1860, proporcionan una dosis de ilusión que no colma las expectativas de un club que se vuelve a autoproclamar candidato al ascenso a Primera División. El dorsal 9, el clásico de los arietes, ya lo ha cogido Rodri. Faltan, sin embargo, más elementos en la línea de vanguardia. El club trabaja con todo el hermetismo posible, preparándose para un final de mercado que se avista intenso.

En las comparecencias públicas tanto de Oltra como de Emilio Vega, el director deportivo, se han desvelado situaciones claras. Una, sobre todas: que el Córdoba se ha interesado por futbolistas que no quieren venir a El Arcángel, ya sea por la categoría o porque buscan propuestas económicas superiores. Un efecto colateral del traspaso de Florin Andone al Deportivo  condiciona todas las conversaciones que mantiene el Córdoba: los clubes, los jugadores y los representantes saben que el club blanquiverde tiene dinero fresco en caja. Por eso recibe mayor presión a la hora de negociar. Otro asunto es que el presidente Carlos González esté dispuesto a invertir parte de esos ingresos por traspasos en nuevos fichajes. En el caso de Roger se llegó a ofrecer algo más de un millón de euros al Levante. También ha trascendido una propuesta al Alcorcón por David Rodríguez, que siempre ha rechazado todos los intentos del Córdoba por ficharle o conseguir una cesión. El flirteo se remonta a la época de la presidencia de Salinas y siempre optó por ir a otro lado. El jugador, uno de los delanteros de mejor reputación en la categoría, se mantiene como una opción latente. Los nombres de Koné (Racing de Santander), Kike Sola y Borja Viguera (Athletic de Bilbao) o Juan Muñoz (Sevilla) aparecen de manera recurrente.

El espacio para las cesiones sigue abierto en el Córdoba, que bajo esa fórmula se nutrió de una forma masiva en el año en Primera División y también lo usó en el campeonato pasado con Víctor Pérez, Nando, Raúl de Tomás o Eddy Silvestre. En este aspecto, el club está muy pendiente de movimientos que pudieran producirse en los últimos días en Primera División con jugadores que apuran sus posibilidades para militar en la máxima categoría o de otros que quedarían en una difícil situación por la competencia de fichajes de última hora en sus clubes. El Córdoba viene siendo recientemente uno de los clubes que mayor uso hace del mercado en las horas finales. Tampoco es descartable que dentro de las operaciones que se realicen intervenga alguna salida. El nombre del chileno Jean Paul Pineda, que sigue ocupando una de las fichas más altas y cuyo rol en la pretemporada no ha sido relevante, vuelve a aparecer en el listado de posibles salidas del club durante el mes de agosto.

Se avecinan, por tanto, días clave. Los teléfonos echan humo ante la avalancha de ofrecimientos y opciones que se le presentan a un Córdoba que ha entrado en la fase álgida de su gran mutación: de ser un comprador compulsivo y un pésimo vendedor a todo lo contrario. La entidad sigue ingresando por traspasos y apostando por una fórmula que le ha funcionado: incorporaciones veteranas de efecto inmediato -siempre a coste cero, por llegar libres- y reclutamiento de jóvenes con posibilidades de promoción. Ahí ya será referencia eterna el caso de Florin: llegó libre para el filial y 20 meses después se convirtió en el mayor traspaso de la historia blanquiverde.

Etiquetas
stats