Bernardo se va al Sevilla para jugar en el filial

Bernardo Cruz, celebrando el ascenso a Primera en El Arcángel | ÁLVARO CARMONA
El club de Nervión anuncia de manera oficial el fichaje por una temporada del central cordobés | “Estoy ilusionado en esta aventura”, afirma a su llegada

Ya está hecho. No entró en la convocatoria ante el Valladolid, no entrenó esta mañana en la Ciudad Deportiva... y unas horas después estaba estrechando la mano de Ramón Rodríguez Monchi en las oficinas del Ramón Sánchez Pizjuán. Bernardo Cruz ya es sevillista. El jugador, descartado esta semana por el cuadro técnico -aunque Oltra valoró siempre, en privado y en público, su excelente disposición-, ya tiene acomodo en un club de Primera División. Va, no obstante, como refuerzo para el filial, que milita en el Grupo IV de Segunda División B. “Estoy muy ilusionado y contento con esta nueva aventura”, ha declarado el cordobés a la televisión oficial del club.

Bernardo, que tenía un año de contrato con el Córdoba, ha visto cómo el club en el que se ha formado le ha facilitado la salida para fichar por el Sevilla B. La operación, en principio, no parece vinculada a la pretensión de los blanquiverdes de contar en calidad de cedido con Juan Muñoz, delantero internacional sub 19 del Sevilla. El defensa central se incorpora de manera inmediata a los entrenamientos a las órdenes de Diego Martínez. A sus 22 años, ha jugado los dos últimos cursos en Segunda División: uno en el Córdoba, con el que vivió al ascenso a Primera División, y otro con el Racing de Santander, donde experimentó la amargura de un descenso.

Bernardo, que ha sido internacional con las selecciones sub 17 y sub 19 de España, va al Sevilla con la intención de jugar partidos y ser una pieza importante en el engranaje del filial. Su objetivo final, no obstante, está en alcanzar algún día el primer equipo. En su primer día en el Sevilla, el cordobés ha lanzado piropos para la afición del Pizjuán, de la que dice que “aprieta bastante y arropa a sus jugadores, algo que se nota en el terreno de juego”.

El cordobés pone fin así a su relación con el club blanquiverde después de un extraño verano, que comenzó con su hermano Fran como descartado y él dentro de los planes del equipo. Unas semanas después, los papeles cambiaron. El mayor, que el año pasado estuvo cedido en el Alcorcón, permanece en la disciplina de El Arcángel y el más joven, Berni, tiene que cambiar de aires. Ahora se pone en clave sevillista. Allí, en Nervión, se reencontrará con el entrenador que le promocionó en el Córdoba: Pablo Villa, que forma parte del cuadro técnico de Unai Emery.

Tras un día muy especial, Bernardo Cruz divulgó a través de su perfil en la red social Twitter una carta de despedida del cordobesismo, un texto impregnado de orgullo y agradecimiento a todos los que le han acompañado en su progresión, tanto deportiva como personal, en la entidad blanquiverde. El texto íntegro de la carta es el siguiente: “Después de 15 años, dejo el Córdoba Club de Fútbol, el club de mis amores, el que me vio crecer. Desde que tuve uso de razón quise jugar en el club de mi tierra. Empecé cuando era un niño disfrutando de lo que más me gustaba, en esos campos de tierra de la Ciudad Deportiva donde me curtí como futbolista y como persona. No puedo dejar de acordarme de los grandes amigos que me ha dado el Córdoba CF, compañeros de vestuario y cuerpo técnico en todas las categorías que he militado. Todos me han aportado no sólo futbolísticamente, sino algo que considero aún más importante, me han regalado los valores para ser una mejor persona. Sólo tengo palabras de gratitud por todo lo que me han aportado ellos y el Córdoba CF. Ahora el destino me lleva a una nueva dirección, a un reto nuevo e ilusionante en el segundo equipo del Sevilla FC, un gran club español. Una nueva etapa que me tomo con la máxima de las responsabilidades y la mayor de las gratitudes por la enorme oportunidad que me da esta gran entidad, y que corresponderé con el máximo de mis esfuerzos y sacrificio. Es un día difícil, un día en que mis sentimientos están a flor de piel, piel manchada de blanco y verde. Son muchos los recuerdos que me dejáis grabados en mi mente y sí, me refiero a vosotros, la afición, esas almas que se encargarán de llevar al equipo de nuestra ciudad al lugar donde se merece. Porque solo un cordobesista de nacimiento sabe lo que puede llegar a significar este escudo. Y como dice un verso del himno: ¡Sobre mi corazón te llevo, Córdoba!”

Etiquetas
stats