Antoñito, la última solución al problema del ala derecha

Antoñito, en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva.
El Córdoba ha utilizado a más de 20 futbolistas en la última década para cubrir una demarcación 'maldita' de la defensa | El pasado curso lo despachó con el 'reconvertido' Stankevicius

Han pasado de todo tipo y condición. Jóvenes, maduros y veteranos. Canteranos, comprados y cedidos. Con experiencia y sin ella. Especialistas o reconvertidos. De Argentina, Uruguay, Holanda, Guinea o Lituania. De los que suben la banda, de los que se atornillan atrás, de los que se limitan a cumplir órdenes y de los que hacen fútbol de autor. El lateral derecho, un puesto de los considerados con menos pedigrí a la hora de componer una plantilla, ha sido tradicionalmente para el Córdoba una fuente de problemas y controversia. La última solución se llama Antoñito. Sevillano, de 28 años, fue titular la pasada temporada en el Albacete Balompié, donde cumplió dos cursos completos. En junio sufrió el descenso a Segunda B y el Córdoba estuvo presto para echarle las redes. Es un especialista en la demarcación, algo que ya supone un paso adelante con respecto al pasado campeonato.

Oltra cubrió el expediente con el veterano Marius Stankevicius, un futbolista que llegaba con un bagaje competitivo muy pobre desde el Hannover alemán y que había dado sus mejores tardes de fútbol como central. Con 35 años, fue reconvertido como lateral y despachó una campaña con tanta honradez como problemas para mantener el tono. En Segunda hay que correr y el internacional de Kaunas solapó -siempre que pudo- sus carencias físicas con una buena colocación y toneladas de oficio. Cumplió su año de contrato y volvió a Italia, donde se ha enrolado en el Robur Siena de la Tercera División. El otro lateral derecho, el puro, fue Albert Dalmau, que llegó del Lugo. No dio el nivel. Apenas actuó y firmó este verano por el Hércules, en Segunda B.

El Córdoba tiene ahora a Antoñito -que empezó su trayectoria deportiva como interior en el Polideportivo Ejido- como lateral, compitiendo por el puesto con un central reconvertido como Caro, que llega desde el Betis después de haber pasado como cedido por el Elche. Con ese dúo -y el auxilio del polivalente Luso- saldrá a competir el conjunto blanquiverde en Segunda. Es el único puesto de la línea defensiva que ha cambiado con respecto a la Liga 15-16. Los centrales de cabecera seguirán siendo Deivid y Héctor Rodas, mientras que Domingo Cisma parece tener ventaja en el flanco izquierdo por delante del recuperado -después de dos años de cesiones- Samu de los Reyes. En la portería está aún por ver si el polaco Kieszek desbanca al ghanés Razak.

En la temporada del ascenso a Primera División y en la durísima experiencia del paso por la élite, el cordobesismo vivió con los nervios crispados por el papel que desempeñaban en la banda dos futbolistas que no encajaron emocionalmente -tampoco les ayudó un desempeño lucido- con la grada: Adrián Gunino y Edu Campabadal. Siempre estuvieron en el ojo del huracán, señalados como bajas inminentes cada vez que se abrían en verano y en invierno los plazos para fichajes. Pero el caso es que ambos, el uruguayo y el catalán, han formado el dúo más reconocible y duradero en el ala derecha de la defensa durante la última década. El agujero en la banda ha sido un formidable surtidor de problemas tanto en Segunda B, como en Segunda y en Primera. Encontrar jugadores con continuidad ha resultado imposible, por unas razones u otras. En los últimos diez años, el mejor producto de la cantera fue José Manuel Fernández, que debutó en la 10-11 con Lucas Alcaraz y se afianzó después en el curso siguiente con Paco Jémez, siendo traspasado en el mercado invernal de la 12-13 al Zaragoza. Su posible retorno ha sido un culebrón que ha resucitado en cada plazo de mercado, alcanzando tintes tragicómicos. Fernández está ahora en el Oviedo, a las órdenes de Fernando Hierro, y el Córdoba sigue, como cada año, renovando al inquilino de la zona.

En los últimos diez años, el Córdoba ha pasado de tener a un puñado de jugadores específicos compitiendo por el puesto a buscar el remedio de la polivalencia. Antoñito y Caro son, a día de hoy, los herederos de una posición por la que han ido desfilando nombres que dejaron huella en el cordobesismo y otros que simplemente estuvieron en nómina. ¿Quién dice que cubrir el lateral derecho no ha sido una cuestión problemática? Desde el curso 2007-08, ahí va la lista de jugadores que han disputado partidos oficiales en el carril del dos: Cristian Álvarez (Argentina), Dani, Mario Gómez, Marcos, Ceballos, Gerardo, Lauren (Guinea), David de Coz, Fernández, Cristian García, Ximo Navarro, David Cerra, Seoane, Gunino (Uruguay), Janse (Holanda), Campabadal, Albert Dalmau y Marius Stankevicius (Lituania).

Etiquetas
stats