El alma recuperada

Jona, durante el partido ante el Tenerife | MADERO CUBERO

"Hemos sido un equipo sin alma", expresó Carrión después del triste desempeño del Córdoba en el Mini Estadi, donde fue superado por el filial del Barcelona por un rotundo 4-0 y dejó una estela de conjunto vulnerable y de pulso débil. Ante el Tenerife, al menos, recuperó resultado -un triunfo por 2-0 muy sudado- y la sensación de que tiene la sangre caliente. Lo del fútbol aún requiere más rodaje, aunque un felicísimo -con motivos- Carrión dejó caer en la sala de prensa que se tratata del "mejor partido" desde que él está al frente del Córdoba. Y ciertamente, el equipo dejó detalles interesantes. Las modificaciones que introdujo el entrenador, que actuó por primera vez con dos puntas, resultaron positivas.

Más allá de pizarras y arengas de vestuario, resultó evidente que el sufrimiento también tiene su estética. Y el Córdoba, que arrancó el partido en puesto de descenso y con un aire de dudas en su entorno -había perdido dos veces ya en casa en este curso-, supo dar una respuesta correcta en el momento más adecuado. Lo pasó mal, se rehízo y sacó su versión más eficiente. Tuvo sus lances desgraciados -como el rosario de ocasiones falladas, incluyendo un penalti de Sergi Guardiola-, pero fue capaz de salir adelante con dos goles que fueron dos mensajes. El segundo, el de Carlos Caballero, fue una explicación práctica del ideario que Carrión había venido pregonando durante la semana. Quería presión arriba, robos, verticalidad y pegada. Todo eso hizo en apenas unos segundos el veterano centrocampista madrileño, que festejó el 2-0 con todo el exceso que la ocasión merecía y con sus notas de polémica.

La primera victoria en El Arcángel resultó balsámica. Este miércoles, el Córdoba vuelve al mismo escenario y con idéntico rival, pero en la Copa del Rey. "Tenemos que seguir trabajando y mejorando cosas, pero el partido de ayer nos marca la línea a seguir", ha dicho hoy, tras el entrenamiento, el delantero Jona Mejía, uno de los destacados en el duelo frente al Tenerife. "Siempre tuvimos el partido controlado, no les dimos opción y eso es porque detrás hubo un trabajo muy bueno de todo el equipo. Hay formas y formas de ganar", expresó el hispano hondureño.

El delantero, que actuó junto a Sergi Guardiola en punta y generó varias ocasiones -tanto para sí mismo como para los compañeros-, ha destacado en la sala de prensa que el Córdoba "estuvo más ordenado en todos los aspectos". "A veces corremos más que ayer, pero se trata de hacer la presión bien y estar defensivamente todos ayudando", expuso Jona, quien recalcó que "a pesar de fallar el penalti, el equipo supo reponerse". A su juicio, al Córdoba le vino bien marcar primero. De hecho, nunca perdió cada vez que lo ha hecho. "Nos pusimos por delante con merecimiento y el 2-0 llegó en el último minuto. Lo hicimos bien", concluyó.

Este miércoles, en la Copa, se prevén rotaciones en ambos equipos. "Es el mismo rival y son pocos días entre un partido y otro, pero habrá cambios", admite Jona, quien augura un partido intenso porque "tenemos la ilusión de pasar", ya que "sabemos los que significa la Copa del Rey para un equipo de Segunda".

Etiquetas
stats