Adiós a Alfonso Guerrero, el creador de vocaciones

Alfonso Guerrero, en su etapa en el Colegio Salesianos.
Fallece a los 53 años un impulsor del baloncesto cordobés, pieza clave en Salesianos y forjador de jugadores y entrenadores

El baloncesto cordobés se ha estremecido hoy con la noticia del fallecimiento de Alfonso Guerrero, una de las personalidades imprescindibles en la historia de este deporte en la ciudad y uno de los mayores forjadores de vocaciones -quizá el más prolífico- en las últimas décadas. De hecho, por sus manos pasaron un gran número de jóvenes que después encaminaron sus pasos hacia los banquillos y se dedicaron la labor de formación de cantera. Ése fue su campo de acción y ahí logró ese triunfo que saben apreciar quienes no se dejan deslumbrar por el éxito inmediato y prefieren ver sus logros con la perspectiva del tiempo. A Guerrero -“el Gordo”, como le llamaban sus amigos- siempre le cautivó el deporte su faceta educativa. Fue, junto al añorado Kiko Pastor -también, como él, arrebatado prematuramente por el cáncer-, una personalidad clave en la época dorada del Colegio Salesianos, cuyos representantes en baloncesto dominaron una época y exportaron jugadores y entrenadores que aún hoy siguen siendo embajadores de la canasta en numerosos clubes de la provincia. No existe rincón en el baloncesto cordobés en el que no exista alguien que haya sido entrenado -ni nadie que no haya conocido- a Alfonso Guerrero Gomáriz, nacido en Córdoba el 4 de noviembre de 1960 y fallecido hoy en Córdoba tras el fulminante desenlace de su enfermedad. Su legado quedará para siempre.

“Fue mi entrenador y el de muchos cordobeses que después intentaron empujar el baloncesto en nuestra ciudad. Rafa Gomáriz, Jesús Calero, Queque, Rafa Sanz, Martín, Hugo, Juan Alba... Él, de la mano de Kiko Pastor y del Colegio Salesianos, nos guió a todos y marcó en nuestros corazones la pasión por el baloncesto y por disfrutar de la vida. Ha sido entrenador, educador, misionero, amigo, padrino y todo lo ha hecho con un denominador común: respondía ante los problemas con su experiencia en la vida. Nunca le olvidaremos”, expresa con pesar Jesús Lázaro Corral, que comenzó a jugar al baloncesto a las órdenes de Guerrero en el colegio Salesianos. El base ha llegado a ser el jugador salido de la cantera cordobesa con mejor palmarés en la Liga ACB, donde ha actuado casi dos decenios como profesional, ganando Liga y Copa ACB con el Unicaja de Málaga y el Manresa. Lázaro, director deportivo del Bball Córdoba y actualmente residiendo en Kuwait, donde forma parte del staff técnico de la federación de ese país, asegura que Guerrero “es una persona sin la que no se puede entender” el baloncesto en Córdoba. “Para mí ha sido fundamental, un referente y un amigo siempre. Es el padrino de mi hija mayor. Su pérdida es una pena enorme”, declara el ex jugador de la ACB.

A lo largo de 30 años como entrenador, Alfonso Guerrero pasó por los banquillos del Cotuba, El Ejido, Salesianos de Córdoba, Salesianos Atocha, Colegio Virgen del Carmen, Adeba, Cajasur, Villanueva de Córdoba o Cronista Rey Díaz, entre otros. Fue uno de los impulsores del proyecto del Ciudad de Córdoba, germen del actual Bball Córdoba, club al que estuvo estrechamente ligado como asesor técnico en sus últimos años. En todos esos conjuntos pudo reencontrarse con profesionales que fueron discípulos suyos cuando todavía eran niños. Su enorme influencia a la hora de transmitir el amor por el baloncesto se aprecia en la gran cantidad de chavales que, con el tiempo, se han hecho entrenadores. Del equipo alevín que él entrenó en Salesianos salieron el jugador cordobés con más partidos (casi quinientos) en la historia de la ACB, un presidente de club (Martín Torres, que lo fue del CB Salsas Musa Ciudad de Córdoba) y el actual director deportivo de la Federación Andaluza de Baloncesto, Jesús “Hugo” Martín. Hubo muchos más. Jesús Calero, Jorge Lorenzo, Vicky Alba, Curro Zurita, Ángel Tripiana, Valentín Priego... Su capacidad para crear vocaciones resultó fundamental para sostener y levantar proyectos de baloncesto en muchas zonas de la ciudad.

Las reacciones se han sucedido en las últimas horas en todos los clubes de la provincia, que han expresado a través de las redes sociales sus condolencias por la sensible pérdida. Desde la Federación Andaluza de Baloncesto hasta el Bball Córdoba, su último destino, pasando por sus herederos en el Colegio Salesianos, se han multiplicado las muestras de pesar por el fallecimiento de Alfonso Guerrero. La misa por su eterno descanso se celebrará este martes 12 de agosto, a partir de las 11:00 horas, en la iglesia de María Auxiliadora de Córdoba, justo al lado de las canchas de baloncesto en las que su espíritu permanecerá eternamente.

Etiquetas
stats