Vimcorsa y el primer fotógrafo moderno de Buenos Aires

Exposición de Horacio Coppola en la sala VIMCORSA | MADERO CUBERO
La sala de exposiciones acoge una muestra de 108 fotografías de Horacio Coppola, considerado el pionero de la fotografía moderna argentina

En 1936, Horacio Coppola regresó a Argentina con 30 años. El fotógrafo, que había recorrido Europa bajo el influjo artístico de la Bauhaus alemana, regresaba a su país con un lenguaje nuevo de la imagen. Una semántica articulada por enfoques de ángulos arriesgados, un radical uso del blanco y negro, un amor por las sombras y una búsqueda constante de las diagonales y el movimiento.

Bajo el brazo tenía un encargo profesional que era un verdadero regalo. La Municipalidad de Buenos Aires (el Ayuntamiento) celebraba los 400 años de la ciudad y quería festejarlo con un amplio reportaje sobre la vitalidad de la enorme urbe que ya era. Como resultado, Coppola captó 128 instantáneas de las que 108 se exponen desde este jueves en la sala Vimcorsa de Córdoba.

Se trata de un paseo por la formación europea del artista. Un

vistazo por sus obras de investigación buceando en los lenguajes artísticos de la Nueva Objetividad, en el nuevo mar que suponían los últimos años de la Bauhaus, dirigida en aquel momento en Berlín por Mies Van der Rohe. Antes de eso, Coppola se había iniciado en la fotografía de la mano de pintores y la comunidad artística argentina. “Aunque, de hecho, en el mundo de la fotografía le introdujo su hermano mayor que era dentista”, cuenta la directora de Colecciones y Exposiciones de Fundación Telefónica, Laura Fernández Orgaz.

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha subrayado el hecho de que el gran protagonista de la serie expuesta “sea la ciudad y quienes la habitan”. Ambrosio ha recordado la íntima relación que Coppola tuvo con su herramienta de trabajo, una Leica con la que trabajó hasta poco antes de morir a la longeva edad de 106 años.

Activo desde fines de 1920, Coppola estuvo próximo a la revista Sur y a los intelectuales más relevantes de los años treinta y cuarenta. Publicó varios libros, entre ellos Buenos Aires 1936 ( Visión fotográfica) y Esculturas de Antonio Francisco Lisboa O Aleijadinho ( 1955). De una actividad incesante, las décadas siguientes lo vieron continuar con sus investigaciones e incorporar el color en sus fotografías, realizar distintas series documentales- junto con su segunda mujer Raquel Palomeque-, formular Imagema y desarrolló una importante actividad pedagógica.

Etiquetas
stats