¿Y si las conquistas no son sólo para los valientes?

Actuación de la comparsa  'Los cobardes' | ÁLVARO CARMONA
La comparsa de Antonio Martínez Ares, 'Los Cobardes', llega a Córdoba y consigue un lleno absoluto en las dos actuaciones que completa en el Góngora Gran Café

Llegan a Córdoba bajo un manto de polvo del Sáhara. No lo hacen en barcos. Tampoco con un gran regimiento. Vienen directamente desde la Tacita con un poco de arena en los talones y unas cuantas coplas en la maleta. Están preparados para la batalla. Ellos aún no lo saben, pero la guerra ya está ganada. Horas después serían conscientes de la victoria.

No vienen a asediarla. Sí a conquistarla. ¿Cuáles son sus armas? Son el cante, la palabra y la presencia, todas incrustadas en un tipo que ha levantado pasiones en la Córdoba más carnavalera. 'Los Cobardes', la comparsa de Antonio Martínez Ares, no sólo ha revolucionado al Gran Teatro Falla. También lo ha conseguido en la Ciudad de los Califas. En un principio, la agrupación iba a hacer un único pase en el Góngora Gran Café, pero ante la expectación y la respuesta del público tanto la sala como el grupo acordaron hacer una doble función. Durante más de una hora, y con las 250 entradas vendidas, 'Los Cobardes' cantan parte del repertorio que les ha hecho obtener el primer premio de su modalidad en el Concurso Oficial de Agrupaciones de Carnaval de Cádiz y la antología de Martínez Ares, Al caldero, con el tipo de El Brujo, que fuera la propuesta del autor gaditano allá por 1995.

Están casi todos. Sólo falta a la cita, por problemas de trabajo, el director y “culpable” de este primer premio, Rafa Velázquez Rafita. Entre palmadas a compás, un tarareo de la presentación y en un improvisado camerino, Cristian, uno de los tenores de la comparsa, cuenta lo asombrado que se encuentra con esta situación. “La calle está siendo espectacular y la respuesta, de verdad, a veces desmedida. Esto no deja de ser una comparsa de Carnaval y cada vez que vamos a algún sitio me asombro de la respuesta”. Y no es para menos. En el caso de Córdoba, a las 11:00 ya había gente haciendo cola para ver en primera fila a 'Los Cobardes'. La primera sesión comenzaba a las 17:00.

La agrupación llega a Córdoba a defender el primer puesto en el Concurso del Falla, el cual sabe de manera diferente a otras ocasiones. La vuelta de los que marcharon y la permanencia de los que nunca se fueron han hecho que el triunfo “sea un aliciente más a toda esta historia”, apunta Cristian. “Ha sido un privilegio vivir la vuelta de Antonio (Martínez Ares) y, con el resto de compañeros, ha hecho que el Concurso suba de categoría”.

Ellos saben la expectación que se generó desde que Martínez Ares anunciara su vuelta el 15 de junio. El autor regresaba después de 13 años con un repertorio en el que sobresale un verso: “Hombre cobarde no conquista mujer bonita”. Seis palabras que marcarán el Carnaval de Cádiz. Ante esta situación, la agrupación “intentó mantenerse al margen. Cuando ya se enteró todo el mundo, decidimos meternos en el local de ensayo y dedicarnos a currar”. De esa expectación fueron más conscientes los miembros del grupo el mismo día de preliminares, “cuando bajamos del local y vimos la cantidad de gente que había, por no hablar de cómo estaba el teatro”.

El tenor de 'Los Cobardes' reconoce que “cualquier información que podía llegar de la comparsa parecía que era de otro nivel”. “Esto no deja de ser una comparsa. Especial, sí, por toda la atracción que ha levantado Antonio (Martínez Ares) durante su trayectoria. Porque cuando creíamos que no volveríamos a escuchar una comparsa suya anuncia su vuelta. Especial. Pero nada más”, expresa Cristian. Tiene los pies en el suelo: “Esto hay que tomárselo con naturalidad”.

Y la noche de preliminares le echó un pulso a estos camaleones. “El primer día estábamos sometidos a toda esa presión y estábamos esperando la respuesta de la gente. Los que ya habíamos salido antes con Antonio (Martínez Ares), sabíamos que 'Los Cobardes' no iba a dejar indiferente a nadie; que era arriesgada y que iba a generar descolocación e, incluso, decepción ante el forillo negro y la ausencia de un macromontaje”, explica Cristian. “El grupo cantó muy bien, perfecto en ejecución, con autocontrol, pero no transmitió la garra y el coraje de otros días”. Tal y como lo define él, “preliminares fue la prueba de fuego”. Tras esto, y con el pase a cuartos, “la gente empezó a entender la comparsa y el día de la final íbamos tranquilos, convencidos y satisfechos con lo que llevábamos”. “Disfrutamos bastante”, destaca. Ése fue el resultado.

Ahora, la comparsa disfruta lo que lleva preparando desde septiembre del pasado año. “Han sido meses de ensayos de tres y cuatro horas, que enlazábamos con el repertorio del concurso y con la antología. Antonio (Martínez Ares) ha sido siempre una persona muy exigente y que ha llevado la voz cantante en todo. Con 'Los Cobardes' también lo ha sido”, explica Cristian. Además, el tenor reconoce “haber pasado momentos duros y etapas críticas”, porque “que no piense todo el mundo que por salir en esta comparsa no se dan los mismos episodios que en otras”. Uno de los momentos cruciales de la agrupación fue cuando en diciembre, y a menos de 30 días para empezar el Concurso, el cantaor Guillermo Cano abandona la misma  y es sustituido por Toni El Piojo. En un mes, el octavilla entraba a formar parte del grupo de Martínez Ares y asumía un papel clave en la formación, que le ha llevado a recibir el Premio a Mejor Voz del Carnaval de Cádiz 2016.

Después de los dos pases, Córdoba también estaba conseguida. Como esa mujer bonita que no conquista un hombre falto de valor. Es otra cola de camaleón pinchada en el mapa de la memoria de estos cobardes. Otro lugar sitiado. Tal vez las conquistas no son sólo mérito de los valientes. Tal vez la valentía es una verdad cantada por los labios de un cobarde.

Etiquetas
stats