El robo de la Custodia y la voladura de la Mezquita

.
La cordobesa Tania Padilla publica 'Un secuestro raro', la novela con la que ha ganado el I Premio Logroño para jóvenes escritores

En aquel momento no lo sabía, pero sus extrañas ideas sobre nuevos partidos políticos emergentes, polémicas rodeando a la Mezquita de Córdoba y hasta la amenaza yihadista, casi iban a ser una esperpéntica premonición. Corrían los años 2004 y 2005 y Tania Padilla (Córdoba, 1985) vivía en el antigo convento del Corpus Christi de Córdoba, por aquel entonces ya sede de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores. Allí surgieron los primeros apuntes y bocetos de la novela que acaba de publicar, Un secuestro raro, editada por Algaida y ganadora del Premio Logroño de novela para jóvenes escritores.

La novela empezó a gestarse hace más de una década pero se publica justo ahora cuando, tal y como adelantaba el libro, el país se encuentra en una campaña electoral preñada de nuevos partidos políticos, un duro debate se ha vivido en torno a la identidad del principal monumento de Córdoba y el miedo al terrorismo islámico se ha extendido por toda Europa. Así que durante este tiempo la novela puede haber estado durmiendo en un cajón, pero ve la luz en el momento justo.

Un secuestro raro es un texto satírico en el que Córdoba y la Mezquita -a la que se amenaza con volar por los aires su crucero cristiano- juegan un papel clave en una trama disparatada, ágil, con muchos diálogos y una acción que, con toques de road movie, plantea el robo de la Custodia de la Catedral de Córdoba.

Todo lo suficientemente loco como para llenarlo de personajes que en su conjunto dibujan un país al que la autora da bastante caña y una ciudad, Córdoba, que también recibe lo suyo. "Por ejemplo, aparecen personajes muy ricos vinculados a la corrupción inmobiliaria y urbanística con claros signos de analfabetismo que son fáciles de reconocer", reconoce Padilla.

Ni en Córdoba ni en España, no obstante, se vive un auge de la literatura satírica o de humor. La propia autora lo lamenta, más aún cuando en en el país ha existido una tradición en este tipo de género que casi arranca con El Quijote y la picaresca. "Tal vez tenga algo que ver la guerra civil y sus consecuencias, pero lo cierto es que ahora mismo tenemos pocos ejemplos; tal vez el más destacado sea Eduardo Mendoza. Pero es muy poco si nos comparamos, por ejemplo, con Reino Unido", prosigue.

Padilla subraya que su principal intención con Un secuestro raro ha sido escribir un libro que, sobre todo, entretuviese y divirtiese al lector; una obra de género que, como hacen las buenas, escondiese detrás del esperpento, la sonrisa y tal vez la carcajada. Mucho más: una radiografía ácida y mordaz de un momento, una época, una sociedad.

Padilla presenta el libro este martes en la librería La República de las Letras a partir de las 20:00.

Etiquetas
Publicado el
30 de mayo de 2016 - 07:29 h
stats