Una poética contemporánea sobre las relaciones de poder

Detalle de la portada de 'García'.
Pablo García Casado publica en Visor su último libro de poemas, 'García'

Pablo García Casado

GARCÍA

Editorial Visor

Fecha de edición: 2015

Colección Visor de Poesía

Nº de páginas: 54

Precio: 10 euros

Más de un millón y medio de personas se apellidan García solo en España. El poeta cordobés que irrumpió con Las Afueras en 1997, también. Ahora decide titular así su cuarto poemario (si exceptuamos la reunión de sus tres primeros en Fuera de Campo (Visor, Madrid, 2013). Y tiene mucho sentido.

Algunos dirán que Pablo García Casado es un poeta "lento" (18 años, cuatro libros); nosotros creemos que es meticuloso y certero, porque las palabras están ahí antes que el escritor y la poesía antes que el poeta. De hecho, hemos escuchado a Pablo decir que hoy "la poesía vive en Twitter"; pero también vive en la declaración de una infanta ante el juez sobre el "caso Nóos" -que se convierte en el poema Baile- o en una crónica periodística sobre el "caso Bretón" que inspira el conmovedor y terrible texto de Saturno.

García se divide

en dos partes bien diferenciadas; en la primera, Yo soy mi padre, encontramos al Pablo hijo y padre de Garcías con su poesía más personal, familiar y autobiográfica, abandonando aquel cierto nihilismo de sus primeros libros; en la segunda, Turn, hayamos la poesía más política, más cívica, del autor con cierto aroma "unamuniano" del dolor que le provoca la sociedad en la que vivimos.

Pero son dos partes absolutamente complementarias porque, tanto las relaciones sociales o políticas como las familiares, no dejan de ser, en esencia, relaciones de poder.

Este lector lo percibe, por ejemplo, cuando lee "Estoy pensando en Cernuda mientras veo correr solo a mi hijo por el patio del colegio" y se acuerda de Desolación de la quimera del poeta sevillano.

En García está la poesía más madura y pública de un autor que, como usted, tiene vida privada. Un libro que, no nos cabe duda, se va a releer.

Etiquetas
stats