La nueva vida de la botica de Filosofía y Letras

.
Un convenio entre el decanato y el Colegio de Farmacéuticos recupera la farmacia del antiguo hospital del cardenal Salazar, ocupada hasta ahora por el Departamento de Arte de la Universidad de Córdoba

Al principio, el cardenal Salazar no quería un hospital, sino un colegio para los niños cantores de la Catedral de Córdoba. Pero en 1704 la peste asoló la ciudad y las peticiones para que ese solar cercano a la Mezquita se tornase en hospital fueron unánimes. Así nació el hospital que llevó el nombre del eclesiástico y que desde hace tres décadas acoge a la Facultad de Filosofía y Letras. Como todo centro médico asistencial, el complejo se dotó de una botica farmacéutica que le proveyese de medicamentos. Aquel lugar terminó convirtiéndose en parte de los despachos del departamento de Arte de la Facultad y ahora se ha remodelado, merced de un convenio entre el decanato y el Colegio de Farmacéuticos para recuperar su esencia del siglo XVIII.

La presencia del departamento de Arte, relativamente poco intrusiva y ayudó a preservar, de alguna manera, la idiosincarsia del lugar. "Cuando en 1970 el centro empezó a funcionar como Colegio Universitario y más tarde como Facultad, la primera biblioteca estuvo allí, precisamente por la distribución de esos anaqueles que van del suelo al techo", señalaba esta mañana la profesora de Arte María Ángeles Jordano. la docente reconoce que es cierto que cuando el departamento se instaló allí, parte del espíritu de la botica desapareció. "Estaba el contenedor, pero no el contenido que es lo que ahora hemos pretendido recuperar".

Para la reforma se han buscado albarelos (los clásicos botes de cerámica donde se guardaba los ingredientes de los fármacos) propios de la época. Se ha acudido a un experto que reproduce modelos del XVIII y que incluyen los escudos y blasones que solían acompañar por su relación con la nobleza o las órdenes monásticas. En este caso, los propios del cardenal Salazar. También se le ha añadido las cartelas descriptivas propias además de varios utensilios históricos para la elaboración de píldoras, supositorios o corchos.

Etiquetas
stats