Gutiérrez Solís refleja “la generación Netflix” con 'Los populares del Magik'

Salvador Gutierrez Solís.

El cordobés Salvador Gutiérrez Solís ha dado un paso más en la literatura embarcándose en una novela juvenil, Los populares del Magik. Al autor le gusta plantearse la literatura "como un reto y que cada trabajo sea diferente", huyendo así del autor "que se pasa 40 años escribiendo la misma historia y de la misma manera". Por ello, durante el confinamiento pasó el tiempo con sus hijos, de 13 y 16 años, introduciéndose así en la vida de los adolescentes.

Los magos del Magik refleja lo que Solís califica como "generación Netflix", niños a partir de 13 o 14 años que "tienen acceso a la cultura como nunca se ha tenido" ya que tienen a su alcance todo tipo de música, literatura o cine. "A su edad si quería un disco tenía que pedirle a un amigo que me lo grabase", indica Solís, que asegura que a veces le "costaba mucho trabajo" acceder a la cultura.

Además, quiere desmentir el pensamiento de gran parte de la población sobre los jóvenes, "piensan que todo es reggaeton y botellón", señala, pero "hay jóvenes que tienen inquietudes culturales, sean o no sean reggaeaton y botellón". Por esto, es un escenario cultural el que congrega a Los populares del Magik, que comienza, con un robo en una tienda de coleccionismo, "de tebeos, juegos, o muñecos".

La novela narra también distintas situaciones a las que se enfrentan los jóvenes durante su adolescencia, una etapa "que a veces recordamos con melancolía pero que es también muy jodida". El bullying que padece uno de los personajes es uno de ellos. Solís, asegura que la historia tiene a los personajes muy definidos por lo que ha pensado, confiesa, en crear otra historia con ellos, además de porque les ha "cogido cariño".

El proceso de escritura de una novela juvenil asustaba a Solís porque le "echaba para atrás" pensar qué iba a contar que atrajese la atención de un chico o una chica de 14 o15 años. "Los adultos a veces nos tragamos tostones insoportables, pero a un chaval de 15 años si no lo enganchas en la primera página, no lo va a leer", explica. Sin embargo, acabó siendo un proceso divertido ya que antes tuvo que hablar con sus hijos y sacar notas "de cómo se relacionan, cómo piensan y cómo hablan". Solís destaca esto último ya que ha aprendido, confiesa, expresiones como "me rayas; la expresión en plan, que la usan para todo y otaku"; además de 'los populares', una expresión que le debe a sus hijos.

Finalmente, a pesar del respeto que le tenía a la novela juvenil, el escritor cordobés ha conseguido romper el estereotipo del "típico libro que escribe un mayor que quiere ser guay con los jóvenes". Así ha conectado, gracias a 'los populares', con sus lectores, pero sobre todo "con su vida y con lo que hacen", ligado a su consumo cultural.

Etiquetas
stats