Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

Enérgico destino de Antonio Orozco

Concierto de Antonio Orozco en Córdoba | MADERO CUBERO

Alejandra Luque

0

https://youtu. be/dSjahcTMP3w

Un niño sentado en las gradas del Teatro de la Axerquía. Junto a él, sus padres. No sabría decir quién, en ese momento, es la persona más feliz. El pequeño sale de las gradas y, durante todo el concierto, estará en un pequeño pasillo. Cantando, bailando y riendo. A veces graba con el móvil. En otros momentos es el padre el que deja de atender a lo que está pasando en el escenario para grabar a su hijo.

Un poco más abajo, en la pista, una madre sostiene a su hijo desde que llegan al teatro hasta casi el final del espectáculo. El pequeño porta un cartel que dice: “Quiero cantar contigo”. Todo una declaración de intenciones. Quien sostiene esa ilusión impresa en una pancarta es Jose, un pequeño de El Carpio que tenía muy claro qué quería hacer esa noche: cantar con Antonio Orozco. Dos horas después lo hará junto con Pedrito, el cordobés de apenas diez años que participó en la última edición de La Voz Kids. Minutos antes nos había asegurado que no cantaría. “A mí sólo me ha invitado”. Con las manos en la boca, preso de los nervios, esperaba a Orozco en la puerta para verlo entrar. Al final del concierto, los tres entonaron Devuélveme la vida y Estoy hecho de pedacitos de ti.

Escuchar en directo a Antonio Orozco es transportarte a un lugar en el que no hay sitio para la rabia, el dolor o el odio, un lugar en el que la energía da luz a la ceguera que hoy rodea al mundo. Es vivir, al fin y al cabo, en un mundo inexistente pero que, durante dos horas, parece el único posible. Tal vez sea éste el destino que Orozco ha dibujado en su último disco Destino (última llamada), una reedición de su último disco y que incluye tres nuevas versiones de algunos de los temas del disco con colaboraciones estelares: Por pedir, pedí, junto a Mario Domm; Podría ser, con la colaboración de Bebe; y Tantas dudas junto a India Martínez.

Con Llegará, Orozco dio el pistoletazo de salida a un concierto que se hizo esperar demasiado. Dos años después de su última visita a La Axerquía (precisamente, presentando Destino), a principios de 2017 se anunciaba su regreso a Córdoba el 9 de septiembre. Meses después, ese concierto pasaría al 23 de septiembre. Sin embargo, en julio se anunció que el espectáculo se aplazaba para el 22 de octubre por motivos “estrictamente profesionales”. Minutos después de las 21:00 -hora en la que arrancaba el concierto-, Orozco tenía que salir al escenario para pedir un poco de paciencia por problemas “con el ordenador”. “Ni 37 ordenadores estropeados me paran a mí esta noche”, aseguró el artista.

Pero como “cuando se quiere, se puede”, pasadas las 21:15, Orozco comenzó a dejarse el alma en el escenario, que vibró al son del público. Un concierto que esa misma tarde colgó el cartel de No hay entradas. Durante dos horas, Orozco recordó temas como El viaje, Devuélveme la vida -en una versión más rockera-, Temblando o Estoy hecho de pedacitos de ti, todo un clásico en los conciertos del artista. Pero también sonaron las canciones de su último disco, como Temblando, Moriré en el intento y Hoy será. El repertorio escogido para el espectáculo también dejo espacio para un pequeño guiño a Manolo García, momento en el que Orozco cantó Como un burro.

Pedrito y Jose no fueron los únicos niños que se subieron anoche en el escenario. También lo hizo Carmen, otra joven cordobesa que también participó en la última edición de La Voz Kids. Fue ella quien ayudó a Orozco a transmitir un mensaje al público para que los asistentes mandaran un mensaje al 28015 en apoyo al Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Poco antes de entonar la siguiente canción, Mi héroe -dedicada a su amigo y productor, Xavi Pérez, fallecido en marzo-, Orozco anunció que “para esta noche había un artista invitado, pero se ve que tenía mejores cosas que hacer”. Varios nombres pasaron por la cabeza de quienes escuchaban al artista, que evitó decir el nombre.

https://youtu.be/T3DnGlq6TwE

Más de 15 años después y con ocho discos a sus espaldas, Orozco encara el final de una gira a la que le restan tan sólo 12 conciertos. En esta ocasión, y con Lo que tu quieras soy, el cantante puso fin a su concierto en Córdoba y a un fin de semana por tierras andaluzas: Málaga y Granada precedieron a este concierto en La Axerquía. Barcelona será el último destino de Orozco, donde arrojará la energía que le quedó tras su paso por Córdoba. Y un domingo. Eso sí que tiene mérito.

Etiquetas
stats