David Trueba: “Escribo en una novela lo que no sé decir de otra manera”

.
El cineasta y escritor presenta 'Blitz', su último libro, en compañía del músico y cantante Fran Nixon

A lo largo de su vida, David Trueba ha casado a tres parejas. La primera fue de niño, en un descampado cerca de su casa. La segunda vez, ya de adulto, casó a unos personajes de la película de su sobrino Jonás Trueba Todas las canciones hablaban de mí. La tercera vez casó a unos amigos en presencia de sus hijos. "Me encanta casar a la gente aunque esté en contra de la institución del matrimonio. Pero es que estoy a favor del mundo del espectáculo... Y reconocerán que una boda es un gran espectáculo".

Risas.

La audiencia que anoche se reunió en la librería Luque estalló en carcajadas muchas veces. Abarrotó el espacio para acudir a la presentación de la última novela del escritor y cineasta, Blitz (Anagrama). Pero a Trueba no le apetecía demasiado hablar de su libro. "Es como cuando los periodistas me preguntan de qué va... No, por favor... Es que no lo sé explicar. Por eso escribo una novela, para decir lo que no sé explicar de otra forma". Así que, durante un buen rato, David Trueba no habló de Blitz. O no demasiado. "El título significa relámpago en alemán y quería que la novela fuese un poco eso, un gran fulgor al que le acompañan unas réplicas y luego un profundo trueno".

Poco más.

Porque el discurso del escritor era tan coherente e hilado como lleno de saltos adelante y atrás. "En realidad, estamos [el músico y cantante Fran Nixon y él] inmersos en un proyecto: rodar una especia de documental sobre la artesanía que nos gusta, de todo tipo. Desde el aceite a los zapatos o los libros. Un proyecto que sin duda va a fracasar, como lo hizo la segunda película de mi hermano, Mientras el cuerpo aguante, que trataba sobre Chicho Sánchez Ferlosio, su música, sus letras y su pensamiento. Mi hermano la rodó después de Ópera prima y fue un rotundo fracaso. La vi cuatro veces con mi madre para tratar de que no la quitaran de la sala. La quitaron. Y es una película muy poco recordada y muy poco vista. Para mayor desgracia de los españoles en general y la humanidad en particular".

Risas.

Las anécdotas se encadenaban una detrás de otra. Historias de los hijos de Trueba cantando a todo pulmón Hoy no me levanto yo, de Ferlosio (Una cosa hay bien segura, / hoy no me levanto yo. / Tengo sábanas y mantas, / buena almohada y buen colchón,

/ tengo tabaco y cerillas, / y buena imaginación, / y aquí en la cama he llegado / a la clara conclusión / de que pase lo que pase / hoy no me levanto yo); historias de Trueba de niño jugando a dar misa y repetir los discursos de Suárez; historias de Trueba volviendo solo en taxi, fletado por su hermano Fernando, por las calles de Madrid después de que no le dejasen asistir al primer pase de Ópera Prima en el cine Paz.

Trueba y Nixon viajan por España y sus pasos los siguen unos colegas (el impulsor de Mongolia, Edu Galán, entre ellos) que registran con sus cámaras todo lo que pasa. "El documental es un poco un homenaje a esa gente con talento que pasa sin pena ni gloria por España, como los encamados de los que habla Ferlosio, esa gente a la que no hacemos caso pero a la que enterramos muy bien. Porque en este país enterramos muy bien y decimos cosas muy bonitas de los muertos. Seguramente, porque sabemos que no van a resucitar. Si no, cómo se explica lo que dijeron los políticos de Suárez... Aquí sabemos enterrar muy bien".

Risas.

¿Y sobre Blitz? Pues cómprenlo y léanlo. Todo lo que David Trueba quería contarles está ahí. Contado por él mismo. Y mucho mejor.

Etiquetas
stats