'Dar lugar', un lugar sin ruido

Juan Serrano, a la derecha, con una de las piezas de 'Dar lugar' | TONI BLANCO
Juan Serrano, Antonio Gil y Juan Manuel Ortiz presentan su instalación en el Conservatorio Profesional de Música

Hay mucho ruido. Mucho. Auditivo. Visual. Ruido. Interferencias. Estrés. El arquitecto Juan Serrano, impulsor del Equipo 57 lo sabe. Ruido. Lo nota en el aire. En los bares. En los anuncios de la televisión. Y en el móvil. Incluso le sonó insistentemente ayer en la rueda de prensa que ofreció para presentar Dar lugar, una instalación proyectada por él mismo, Antonio Gil y Juan Manuel Ortiz, profesores del Conservatorio Profesional de Música de Córdoba, centro para el que ha sido diseñada la obra.

En mitad de su reflexión sobre el ruido y la imposibilidad de centrar la atención, su teléfono inteligente empezó a sonar desde un lugar recóndito de su mochila. “A esto me refiero; de esto habla la obra”. El proyecto se fundamenta en el concepto de ‘obra abierta, lo que implica la participación activa de los visitantes en la determinación de las obras, e incide en el entendimiento del arte como juego. .

En la instalación se encuentran composiciones de elementos plásticos tridimensionales, composiciones sonoras y audiovisuales y obras de carácter olfativo. El visitante podrá participar de diferentes formas. En la propuesta sonora, interviniendo sobre instrumentos musicales. En las propuestas plásticas, movilizando elementos de diferente naturaleza, orgánicos y artificiales, dispuestos a nivel del suelo, mesas e incluso en las paredes. Por último, el visitante podrá interactuar con la parte olfativa de la instalación desde los emisores dispuestos a lo largo de la instalación.

En definitiva, Dar lugar es una instalación colectiva en la que autores y espectadores intercambian sus papeles, llegando los visitantes a integrar una composición móvil en el espacio cuando se desplacen a través de las estructuras tridimensionales que marcan el recorrido mediante señales luminosas.

Etiquetas
stats