Asbel Esteve: “Abordé 'Patuchas' como si fuera un viaje”

El selfie de Asbel desde el AVE.
El director nos regala un selfie desde el AVE que lo trae a Córdoba para estrenar su película sobre Juan Antonio Canta

Asbel Esteve (Amposta, Tarragona, 1979) es un joven cineasta catalán curtido en la videocreación y en los circuitos del cortometraje. En estos días está estrenando su primer largometraje, un documental centrado en la figura de Juan Antonio Canta, Patuchas, (Córdoba, 1966-1996), un músico y dramaturgo que, a pesar de su corta vida, dejó un legado artístico inmenso del que la mayoría, como pasa con los icebergs, solo conoce la punta. Una punta “cítrica”.

Patuchas, el hombre de los mil limones, ha sido galardonada con el segundo premio Imagenera del Concurso de Creación Documental sobre la Memoria de Andalucía en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, se ha exhibido en el Festival Iberoamericano de Huelva y esta semana en el REC de Tarragona. El pasado 29 de noviembre, se pudo ver en Córdoba en una sala Val del Omar de la Filmoteca repleta de espectadores emocionados.

Nos consta que a Asbel Esteve le preocupaba especialmente la reacción del público en Córdoba. Tras la proyección la sala estalló en apalusos.

PREGUNTA. ¿Que hace un tipo del Delta del Ebro fijándose en un tipo nacido a orillas del Guadalquivir?

RESPUESTA. Yo nací a orillas del Ebro y…, no sé por qué, me da que existe un afluente por algún sitio escondido que conecta los dos ríos. Lo difícil es no fijarse en un tipo tan increíble como “Patu”.

P. Utilicemos las preguntas canónicas: ¿Quién es Asbel Esteve?

R. Asbel Esteve es un tipo que intenta plasmar la realidad en imágenes.

P. ¿Qué es Patuchas, el hombre de los 1000 limones?

R. Es la locura más grande de mi vida…pero estoy seguro que en unos años será una de las que más orgulloso me sienta.

P. ¿Dónde lo has rodado?

R. Pues entre Córdoba y Madrid, entre los bares Limbo y el Libertad, entre AVEs y Trenes Regionales y rodeado de buena gente a la que al preguntarles por Juan Antonio me abrieron las puertas de su casa.

P. ¿Cuándo?

R. Lo primero que grabé fueron unos trenes en el verano de 2012. Tenía muy clara la idea de abordar la película como su fuera un viaje, la vida como viaje.

P. ¿Por qué?

R. Al final, después de tanto tiempo, uno duda de por qué empezó… Pero hay algo en “Patu” que te atrapa, y esa fascinación in crescendo es la que me ha dado fuerzas para suplir las carencias técnicas y de presupuesto.

P. ¿Cómo surge la idea?

R. La idea sale mientras estaba preparando unos espaguetis y en Radio 3 pusieron Te quiero, curiosamente de las pocas canciones que yo conocía aparte de los Limones y La Balada. Algo me impulsó a dejar lo que estaba haciendo y empezar a navegar por internet en busca de más canciones. Muy rápido me di cuenta de que Juan Antonio merecía que alguien recopilara la información que andaba por ahí dispersa y que se reivindicara su talento fuera de sus círculos de amigos.

P. ¿Ha sido costoso encontrar la documentación que buscabas?

R. La verdad es que ha sido muy complicado. Estamos hablando de una época en la que la gente dejaba de utilizar el super8 y el vídeo doméstico todavía era muy caro. Y por desgracia la mayoría de televisiones sólo tenían imágenes referentes a los limones.

P. El documental reivindica la figura de un creador, pero habla de más asuntos. ¿Quiere el autor sugerírselos al espectador?

R. El documental se plantea como un pequeño homenaje a Juan Antonio, pero al mismo tiempo plantea diferentes preguntas a las cuales no intento dar respuesta. El espectador podrá sacar su propias conclusiones.

P. ¿Ahora conoces a Patuchas?

R. Qué pregunta más complicada. No sé si he llegado a conocerle pero me gusta pensar que he estado muy cerca. En el documental no hablan sociólogos, expertos en música, gestores culturales ni analistas. En el documental hablan unos pocos de sus muchos amigos y ellos son los que dan las auténticas claves para conocer a “Patu”.

P. En la resolución del jurado del premio Imagenera se dice que el film nos hará “descubrir una personalidad que va más allá del cantante, con una trayectoria intelectual, personal y artística brillante que representa una de las escasas figuras de la contracultura en los años 80 en Andalucía” ¿Es Asbel Esteve un cineasta “contracultural”?

R. Con que alguien me considere cineasta me conformo, lo contracultural me viene un poco grande.

Etiquetas
stats