Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La portada de mañana Viernes, 14/06/2024

Un virus que acaba de liberar Australia amenaza al lince ibérico

Ejemplar de lince ibérico.

Alfonso Alba

0

Es el efecto mariposa. El Gobierno de Australia acaba de liberar un virus para tratar de poner fin a la plaga de conejos que vuelve a sufrir. El virus es una evolución de otro que ya liberó Australia hace décadas precisamente para acabar con una plaga de conejos. El virus llegó a Europa y provocó, por ejemplo, graves problemas en la Península Ibérica que se trasladaron a los depredadores. El lince ibérico se quedó sin nada que comer y estuvo apunto de extinguirse. Ahora, este nuevo virus amenaza con echar por tierra los millones de euros que se han invertido para conseguir que el lince ya no esté en peligro de extinción.

En el siglo XIX, colono inglés se aburría en su finca de Nueva Gales del Sur, en Australia. Su nombre era Thomas Austin. Decidió importar seis parejas de conejos para tener algo a lo que dispararle. Las seis parejas de conejos se multiplicaron. En Australia, el conejo no tenía un depredador nato, por lo que la población aumentó de manera espectacular. A principios del siglo XX, la plaga de conejos en Australia era tan amplia que llegaron a comerse una superficie de hierba similar a la de la superficie de toda Francia. El Gobierno australiano decidió tomar cartas en el asunto y no logró una solución hasta los años cincuenta.

Un médico francés descubrió el método más letal para acabar con la plaga de conejos: el virus de la mixomatosis. Este virus se descubrió en Uruguay, pero se perfeccionó en los laboratorios franceses. En los años cincuenta, el Gobierno de Australia lo liberó con unos efectos monumentales: el 90% de los conejos del país murieron en pocos años. No obstante, la población restante se hizo fuerte a ese virus. Y los conejos se convirtieron en una plaga hasta que, de nuevo, se ha perfeccionado el virus. Y se ha vuelto a liberar.

España nunca tuvo problema de plagas de conejos. Al contrario, su ausencia casi provoca que se extingan el lince y el águila imperial. El virus llegó desde Francia, donde se experimentó con él. Ahora, en el año 2017, se da casi por superado. Los conejos que se han logrado reintroducir para evitar la pérdida del lince y el águila se han mostrado fuertes a la mixomatosis. Aunque en algunos casos su población apenas crece. Pero tras la decisión del Gobierno de Australia, los expertos españoles se temen lo peor.

La Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo ha pedido al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que se tomen las medidas necesarias para que el virus liberado intencionadamente en Australia con el objetivo de diezmar la población de conejos. Se trata la nueva cepa K5 del conocido virus de la enfermedad hemorrágica del conejo, que únicamente afecta a dicha especie y que tiene un índice de mortalidad cercano al 90%. Además, posee una supervivencia de varios meses, por lo que podría importarse de manera accidental desde Australia si no se toman precauciones para impedirlo. Los expertos hablan de que un pasajero puede tomar un avión y portar el virus en su ropa o calzado sin saberlo.

En España, los expertos han pedido al Ministerio y al Gobierno australiano que expliquen las medidas que se hayan adoptado hasta ahora para evitar que el virus llegue a otras zonas, y en este sentido, las autoridades españolas se han mostrado dispuestas a hacer cuanto sea necesario para salvar al conejo de monte, vital para el ecosistema mediterráneo.

Etiquetas
stats