Las víctimas cordobesas de Fórum Filatélico aún esperan recuperar su dinero

Protesta de afectados por Forum Afinsa en 2014 | MADERO CUBERO

Hace 11 años, Maria del Carmen López, una vecina de Alcolea, perdió 30.000 euros. Los acababa de invertir en Fórum Filatélico pensando que ahí rentabilizaría mucho más el depósito que en la clásica cuenta bancaria. No fue la única que pensó lo mismo. En toda España unos 269.000 inversores hicieron algo parecido y en total dejaron en manos de los gestores del emporio más de 3.200 millones de euros. Los 28 responsables de aquel grupo se sientan esta semana en el banquillo de la Audiencia Nacional acusados de estafa.

Fórum explicaba a sus clientes que los intereses que se les pagaban derivaban de la revalorización de los sellos que asignaba a sus contratos, cuando en realidad los abonaba con las aportaciones a otros clientes dentro de un esquema piramidal que le obligaba a captar nuevos inversores permanentemente

“Yo acababa de ser despedida en un ERE en el año 2006 y una amiga mía que ya había invertido en el Fórum me lo recomendó así que los 30.000 euros de mi finiquito, todo mi dinero, lo dejé ahí. Mis hermanas también hicieron lo mismo. En total, perdimos unos 60.000 euros”, recuerda. Fórum cayó de la noche a la mañana como un castillo de naipes.

En su escrito de conclusiones provisionales, la Fiscalía Anticorrupción sostiene que Fórum Filatélico desplegó “durante años” una actividad de captación masiva de fondos del público en todo el territorio nacional mediante la suscripción de contratos de inversión filatélica en los que ofrecía rentabilidades superiores a las ofertadas por las entidades bancarias.

El 22 de junio de 2006, el Juzgado de lo Mercantil número 7 de Madrid declaró a Fórum Filatélico en situación de concurso con un desfase patrimonial de -2.848 millones de euros. Tres años después, el 9 de mayo de 2009, la sociedad fue intervenida por el Juzgado Central de Instrucción número 5 a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, que presentó una querella tras la investigación desarrollada por la AEAT.

“Yo ya doy ese dinero por perdido, la verdad. Con los años recuperé el 20% y espero recuperar algo más después del juicio, pero la verdad es que ya ni lo pienso”, explica María del Carmen. Ella, aunque perdió todo lo que tenía entonces, se siente afortunada. Con 47 años ha logrado reinventarse: comparte la gestión de una tienda de ropa y regalos con una de sus hermanas después de haber vivido los apuros de la estafa, primero, y de la crisis económica que estalló en 2007, después.

Etiquetas
stats