Veterinario de Pozoblanco: “Me pegaron sin mediar palabra”

José Madrid, veterinario que denuncia la agresión en Pozoblanco.
Una pareja de hermanos ganaderos agrede violentamente a un trabajador de la Oficina Comarcal Agraria después de notificar una suspensión de explotación

José Madrid, un veterinario de la Oficina Comarcal Agraria de Pozoblanco, ha denunciado la paliza que dos hermanos ganaderos presuntamentecle dieron el miércoles por la mañana en su puesto de trabajo. Según consta en el parte redactado en la Comandancia de la Guardia Civil, minutos antes de ser atacado, había estado en esas mismas dependencias policiales comunicando a la madre de los presuntos agresores, una suspensión de explotación ganadera. El hecho de hacerlo en un cuartel se debía a los antecedentes violentos de la familia con otros técnicos de la oficina Comarcal.

Tras comunicar la suspensión, Madrid regresó a su puesto de trabajo. En un momento dado, salió a hacer unas fotocopias fuera de su despacho. “Sin venir a cuento, sin mediar palabra, sin diálogo, me pegaron un fuerte puñetazo detrás del oído izquierdo. Creo que están acostumbrados a darlos en el mismo sitio y me dejaron noqueado. han conseguido incluso romperme el tímpano”, afirma el veterinario.

No les vio venir. Como tampoco vio llegar la paliza posterior. “A continuación, vino un aluvión de golpes en la cara, la cabeza y solo decían 'te vamos a matar'. Puñetazos por doquier, hasta que el ganadero que estaba conmigo sujetó a uno y empezaron a subir otros más a tratar de pararlos”, prosigue el veterinario. “Pero no paraban, me llevaron hasta una barandilla para intentar tirarme por el hueco de la escalera, me dieron patadas, de todo. Y no sé por qué”, se pregunta.

La agresión del miércoles se veía venir, critica el veterinario. “Esta familia ha amenazado de muerte a varias personas de la Oficina Comarcal Agraria y a mí han intentado quitarme de en medio ahora. Reclamamos que su señoría sentencie y lo haga de manera justa y aplique la condena que se merecen”, añade.

Este jueves, grupos de vecinos se han concentrado frente a la oficina donde ocurrió el suceso como muestra de apoyo al trabajador. José Madrid ha agradecido el gesto pero ha lamentado que ninguno de los ganaderos que le ayudaron en el momento de la paliza estuviese presente. “Eso indica el clima que hay, nadie quiere señalarse”, termina.

Por su parte, el Sindicato Andaluz de Funcionarios ha solicitado la dimisión del director provincial de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía en Córdoba, así como el del encargado de la Oficina Comarcal Agraria en Pozoblanco “por la negligencia mostrada para adoptar medidas tendentes a evitar esta agresión”. De la misma forma, pide protección para los veterinarios no solo con agentes de seguridad en las sedes, sino en los desplazamientos. Por último, el sindicato pide a la Junta que se persone como acusación particular en la causa penal por este y otro caso.

Etiquetas
stats