Los últimos de Líbano regresan a Córdoba

Llegada a Córdoba de los últimos soldados de Cerro Muriano destinados en Líbano | MADERO CUBERO
El último centenar de soldados de Cerro Muriano termina su misión de Naciones Unidas y regresa a casaTras seis meses de misión en Líbano bajo la bandera de Naciones Unidas, el último centenar de militares con base en Cerro Muriano ha regresado a Córdoba. Decenas de familiares les esperaban en la explanada de la estación. Ha sido medio año muy complicado para todos ellos. A la tensión propia de una zona en conflicto se sumó la muerte del cabo Francisco Javier Soria, el 28 de febrero, por fuego del Ejército de Israel.A la sombra de la fachada de la estación de tren que da a la Plaza de las Tres Culturas, padres, madres, parejas e hijos de militares esperaban la llegada de los dos autobuses que traía de vuelta a los cascos azules. Otras dos remesas de alrededor de 200 soldados de la Brigada Guzmán el Bueno han precedido a los últimos en llegar. “Han sido meses muy duros pero nos sentimos muy orgullosos”, decía el padre de uno de los militares quien, también de uniforme y soldado, esperaba a su hijo destinado en Cerro Muriano.Las familias se han mantenido en contacto gracias a las nuevas tecnologías. “Prácticamente hemos podido hablar todos los días. Mucho mensaje y móviles y algo menos de vídeo, porque las conexiones a veces no era muy buenas”, recuerda la novia de uno de los efectivos destacados en el país mediterráneo, poco antes de que los dos autocares llegasen con los soldados.“Bienvenido papá”. “Nos alegramos de que estés en casa”. Mensajes así podían leerse este mediodía en algunos de los carteles que las familias habían dibujado para dar la bienvenida a los suyos. Algunas llevaban horas esperando pues una demora en el despegue del avión que traía de vuelta a las tropas desde Beirut retrasó todo el protocolo planeado. A su llegada al aeropuerto sevillano de San Pablo, muchos ya fueron recibidos por un primer grupo de familiares que decidieron no esperar y prefirieron ir a recoger en sus vehículos particulares a sus allegados. Llegada a Córdoba de los últimos soldados de Cerro Muriano destinados en Líbano | MADERO CUBEROEn Córdoba, los militares bajaron del autobús con caras de cansados, después del largo viaje. La mayoría de ellos se mostraban muy satisfechos por el trabajo realizado allí. Pero todos endurecían y entristecían el gesto cuando se les preguntaba por la muerte de Soria. “Eso es algo que nos quedamos para nosotros, algo que pertenece a nuestra intimidad”, señalaba respetuosamente un soldado. “Para las familias ha sido más duro la espera que para nosotros. Los soldados sabemos lo que hay pero ellos tienen que seguir aquí con sus vidas y no es fácil”, comentaba otro de los militares a los que uno de sus hijos no quitaba el ojo de encima.Muchas lágrimas, muchos abrazos y muchas risas han constituido el prólogo de un permiso de varios días para los uniformados que han prestado servicio en la última misión. Ahora, la Acorazada de Guadarrama tomará el relevo y viajará a la misma zona de Líbano donde sigue respirándose la misma calma tensa que han vivido los soldados con base en Córdoba. Una calma rodeada de riesgo bélico. Desde Siria hasta Israel.
El último centenar de soldados de Cerro Muriano termina su misión de Naciones Unidas y regresa a casa
Etiquetas
stats