La Policía encontró en la catana sangre de los dos hermanos de la reyerta mortal de Moreras

Un detalle del vídeo de la reyerta mortal de Las Moreras

La Unidad de Policía Científica de la Policía Nacional con sede en Sevilla encontró sangre en una catana de los dos hermanos acusados de la reyerta mortal de Las Moreras de noviembre del año 2018. Ese arma fue la que presuntamente blandía Luis, el joven de 26 años que resultó fallecido aquella jornada del 8 de noviembre. Los agentes también encontraron en las uñas de Luis restos de ADN de J. J. R. V, el hermano de Rafael, autor confeso de la puñalada que acabó con la vida de Luis.

Durante la tercera jornada del juicio con jurado popular sobre el crimen de Las Moreras han comparecido ante el tribunal los agentes que analizaron los restos biológicos en el escenario del crimen. Ambos se encargaron de cotejar las muestras que sobre el terreno, sobre los objetos y sobre el cadáver de Luis recogieron los policías cordobeses encargados de la investigación.

Su testimonio ha detallado cómo en la catana había restos de sangre de los dos hermanos (Rafael sufrió una herida en un brazo con la misma pero hasta ahora se desconocía que J. J. R. V. también fuese herido) pero no del fallecido. En un vídeo, no obstante, se ve a la víctima mortal con la catana en la mano, en mitad de la reyerta y antes de ser herido de muerte. El agente encargado de la revisión del ADN sostuvo que es posible que no dejase restos de ADN en el mango, que por un lado estaba muy manchado de sangre y por otro se mojó durante la lluvia de aquella jornada.

Aparte, también ha sorprendido el hallazgo de restos de ADN de J. J. R. V. en las uñas de Luis. El agente, a preguntas de la Fiscalía y la defensa, sostuvo que esos restos son compatibles con un "forcejeo" previo entre ambos.

Además, la Policía encontró sangre en un cuchillo de 33 centímetros con el que supuestamente también fue herido J. J. R. V. por parte del padre de Luis en otra parte de la reyerta. Y restos entremezclados del ADN de Luis y de Rafael en el mango del cuchillo con el que presuntamente se asestó la puñalada mortal. Ese arma blanca acabó partida, supuestamente por la fuerza que se empleó durante la reyerta. Por último, también se encontró ADN de J. J. R. V. en un palo, supuestamente también usado por el padre de Luis en el enfrentamiento.

Un testigo y una nueva causa

Antes de la comparecencia de los agentes intervino en el juicio un testigo que ha afirmado que la puñalada que recibió el padre de Luis y que lo tuvo en la UCI en estado crítico fue asestada por Rafael. Este testigo es sobrino de la víctima mortal y en el famoso vídeo de la reyerta aparece cruzando el patio Gabriel Celaya con un abrigo largo. "No sé lo que ustedes habéis hecho en el vídeo pero yo lo vi todo", explicó este joven, que ahora tiene 18 años.

El chico ha afirmado que "Rafael apuñaló por detrás" al padre de Luis y que él lo vio. Hasta ahora, la causa sobre el apuñalamiento del padre de Luis está sobreseída, ya que todavía no ha sido posible encontrar al autor material de este hecho. Por ello, tanto la Fiscalía como la defensa reclamaron al juez que dirige el juicio que traslade la declaración al juzgado correspondiente. La defensa, incluso, llegó a reclamar que se impute a este testigo por "falso testimonio".

Este joven también aseguró que los dos hermanos acudieron aquel día al patio armados. También señaló que antes de la reyerta final agredieron al padre de Luis, y negó que éste o su padre bajasen armados. "Rafalillo quería ir a matarlo y el hermano diciendo no vayas, no vayas", declaró. Después de eso, aseguró, "le tiró un casco de cerveza, Luis una piedra y luego Rafalillo le dio dos puñaladas", ha relatado.

El juicio continuará este jueves con más testimonios y con la declaración de agentes de la Policía Nacional que participaron en la investigación de los hechos. Está previsto que las sesiones se prolonguen hasta el próximo miércoles en la sala del jurado de la Ciudad de la Justicia.

Etiquetas
Publicado el
22 de septiembre de 2021 - 14:30 h
stats