La tía del fallecido en Las Moreras declara que la otra familia le dijo "hoy se acaba todo"

Vista pública del juicio por la reyerta mortal de Las Moreras

"Hoy se acaba todo". Este martes se ha celebrado la segunda jornada del juicio por la reyerta mortal de Las Moreras del año 2018, en el que murió un joven de 26 años y en el que resultaron heridas de diversa consideración varias personas. La vista pública de este juicio con jurado popular se ha centrado en su segunda jornada en la declaración de los testigos principales de los hechos.

El testimonio más significativo ha sido el de la tía del fallecido y hermana de su madre. Es la madre la que está representada en el proceso como acusación y también como acusada. Su declaración se ha centrado en el encuentro que tuvo poco antes de que todo ocurriera con la tía de los dos principales acusados y protagonistas de la reyerta. Esta tía es la madre de un niño que entonces tenía 13 años. Este joven habría sido agredido por Luis, el fallecido, en la mañana en la que ocurrieron los hechos. Y habría sido esta agresión la que, presuntamente, precipitaría todos los acontecimientos de esta mañana.

"Hoy se acaba todo. Tu sobrino no se va preso", ha asegurado la tía de Luis, el fallecido, que le dijo la madre del pequeño de 13 años, presuntamente agredido también por Luis. Según han coincidido los testigos, incluida esta mujer, Luis le habría dado "dos puñetazos por detrás y en la cabeza" a este menor, que también ha declarado este martes como testigo. Tras los hechos, la familia del menor asegura que la madre llamó a sus hermanos "para ir a denunciar". La familia de la víctima sostiene que al contrario llegaron de manera amenazante a la zona, en busca de Luis.

La tía de Luis, no obstante, asegura que tras encontrarse con la madre del pequeño de 13 años no hizo nada tras escuchar la presunta frase amenazante, sino que se fue a trabajar. "Yo no creía que esto iba a llegar a donde ha llegado. Nunca iba a pensar que esto fuera a pasar. En mi vida", relató, a preguntas de los abogados y de la Fiscalía. "Con el tiempo estoy viendo que las amenazas se cumplen", dijo.

Al contrario, tanto la madre como el menor de 13 años han asegurado que se encontraron con esta mujer cuando se subían en un coche e iban camino de la Comisaría a denunciar los hechos. Ambos han coincidido en que antes habían avisado a sus familiares, para que llegaran a la zona de Las Moreras. "Teníamos miedo. Me estrellaban cosas en la puerta y mi niño pequeño se hacía pipí encima cuando veía a Luis", ha declarado la madre, para justificar su llamada a dos de sus hermanas y a sus dos sobrinos, los principales encausados. Sobre la otra familia, ha asegurado que "destrozaron mi casa y todas las viviendas" cuando decidió marcharse de la zona a causa de esta familia. Así, ha relatado que la madre del fallecido "me pinchó en una pierna" en una discusión vecinal y que el fallecido ya le habría agredido a su hijo "días antes", algo que también habría denunciado.

Durante sus testimonios, los abogados de la defensa han tratado de demostrar que había una gran animadversión de la familia de la víctima a la de los principales acusados en la causa. El principal abogado defensor, que es tío y hermano de los principales acusados, relató a través de otros testigos cómo el fallecido había sido "secuestrado" días antes por unos presuntos prestamistas que le habían atado a un árbol, desnudado y herido en los muslos. También preguntó a su exsuegra y su excuñada por presuntos episodios de malos tratos hacia su expareja y madre de sus tres hijos. "Cuando secuestraron [a Luis, el fallecido] ella [en referencia a la madre] amenazó a mi hermano y nos dijo que no iba a mirar edades. Nos iba a matar a todos", aseguró la madre del joven de 13 años.

Tanto esta madre como su hijo no habrían participado en la reyerta, sino que han asegurado que huyeron en cuanto vieron salir a Luis y a su padre "con las armas". Además, la madre leyó la llamada que hizo al 112 alertando de que se estaba produciendo una reyerta en el patio Gabriel Celaya. Asegura que esperaron en los jardines de las afueras la llegada de la Policía Nacional y los servicios sanitarios, y que sus sobrinos, los principales acusados, estaban bañados en sangre tras los hechos.

Este martes también han declarado varias personas que estuvieron en el patio durante la reyerta. El testimonio más importante ha sido el de la exsuegra de Luis, una mujer que se ve en el vídeo en una bata blanca abriendo los brazos. La mujer, abuela de los tres hijos de Luis, sostuvo "aquello era un pum, pum, pum" cuando bajó. "Cuando yo llegué lo soltaron. Él estaba ahogaito" y el padre "se defendía de uno de los nenes". "Yo iba para mi yerno. Iba en bata. Me puse con las manos abiertas para que nadie pasara".

"Estaba con los ojos blancos, pidió agua. Se me sentó, se echó para atrás y se murió delante mía, blanquito", relató, entre lágrimas, durante su testimonio. El padre se sentó y "le noté una cosa húmeda. Tenía una raja en la camiseta. Se estaba ahogando con su sangre dentro en sus pulmones", dijo la mujer.

También declaró su hija y la mujer con la que convivía Luis tras separarse de su mujer, que negaron que el hombre fuese especialmente violento, aunque admitieron que tenía sus problemas. A la vista también han acudido una mujer que auxilió a una de las hermanas implicada en la reyerta, a la que asegura que le prestó ropa para cambiarse pues "se hizo pipí encima" y que negó que le diese armas a los hermanos. Y el padre de estos, que estaba lejos en un bar y que al conocer la noticia acudió de urgencia con su coche, que usó para trasladarlos al hospital Reina Sofía tras solicitar permiso a la Policía Nacional.

El juicio continuará durante los próximos días. Este miércoles y jueves continuarán los testimonios de los testigos, tanto visuales como los propios policías que acudieron a la zona.

Etiquetas
Publicado el
21 de septiembre de 2021 - 14:41 h
stats