La técnica depurada del maestro de Ca n'Oriac

.
Juan Manuel Cañizares ofrece un curso de perfeccionamiento en el toque de la guitarra flamenca dentro del Festival de Córdoba

Cuando Juan Manuel Cañizares se inició en la guitarra flamenca lo hizo hundiéndose en cada surco de los discos de vinilo que caían en sus manos. “No había otra. En mi barrio de Ca n'Oriac, en Sabadell, era la única forma de aprender”, recuerda. Sin vídeos, ni apenas grabaciones y solo con contadas oportunidades de ver a los grandes maestros, los jóvenes de los setenta y los ochenta exprimían los LP y los casetes hasta que volvía a aparecer otra grabación. Todo muy distinto a lo que ahora ofrece el Festival de la Guitarra de Córdoba, cuyos cursos de iniciación y perfeccionamiento son buscados por decenas de jóvenes con ganas de labrarse un futuro como instrumentistas. Cañizares ha sido durante cuatro días su profesor, enseñándoles los secretos de las seis cuerdas.

Las sesiones del maestro se han centrado en la técnica, en la precisión, en la forma de poner las manos, los dedos. En la importancia de los descansos. La relajación. La postura. La respiración. “Las manos hay que cuidarlas”, recuerda el músico, “estudiar con tensión, hacer las cosas en el mínimo tiempo no es conveniente”, recuerda a sus alumnos. “Tenéis que tener paciencia, el estudio de la guitarra es algo que se va sembrando, cultivando y un día, recoges la cosecha, pero hace falta paciencia”. “Por más que quieras adelantar el proceso natural de las cosas, la naturaleza no te va a hacer ni caso”, les dice a sus alumnos.

Una treintena de estudiantes de distintas nacionalidades le escuchan en la sala Polifemo del Teatro Góngora. Sentados en medio arco a su alrededor ensayan cada uno de los ejercicios que indica Cañizares. “Lo ideal es que ensayéis y descanséis regularmente. Cuanta más práctica, más tiempo de estudio y menos de descanso. Pero siempre hay que descansar. Y antes de tocar, si os notáis tensos, apretad los puños, dejad descansar las manos, relajaos, y poneos a tocar”.

Cañizares tiene una máxima que les ha repetido a sus estudiantes cuando se ha despedido de ellos, al acabar la última de las cuatro sesiones que ha impartido.“Cuando os levantéis de ensayar, tratad de ser mejores guitarristas que cuando os hubieseis sentado minutos antes”. Y todos esos consejos, a unos alumnos que no han dejado de fotografiarse con su maestro y de hablarle con acentos de medio mundo. “Todo esa difusión internacional es gracias a maestros como Serranito, Manolo Sanlúcar o Paco de Lucía, con el que estuve diez años de gira y con el que me he recorrido todo el mundo. Con Paco de Lucía, que en paz descanse, me iba dando cuenta del pelotón de guitarristas que salían gracias a él en Alemania, Chile, Argentina, Helsinky”.

Etiquetas
stats