La Confederación cierra el grifo de los embalses para el regadío

Sequía evidente en el vaso del embalse de Sierra Boyera.

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha echado el cierre al grifo de los embalses de la cuenca para el regadío. Este viernes concluyó la campaña. A partir de ahora solo saldrá agua para el abastecimiento a las ciudades y para mantener el caudal ecológico de los ríos y no provocar un desastre ambiental.

A través de una nota de prensa, la Confederación recuerda a todos los usuarios que actualmente está prohibido por ley la captación de agua de desembalse, tal y como aparece en el condicionado de las concesiones, ya que los desembalses irán destinados solo y exclusivamente al mantenimiento de la demanda ambiental sin que exista la posibilidad de disponer de caudal para la atención de las demandas de riego, al menos mientras persista la ausencia de precipitaciones generalizada en toda la cuenca.

Ante esta situación, el Servicio de Control y Vigilancia de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) intensificará las labores de inspección para velar por el cumplimiento de esta obligación.

Próximamente se reunirá el Comité Permanente de la Comisión de Desembalse de la Confederación para concretar cuándo se procederá al desembalse de los 20 hectómetros cúbicos de agua que se va a realizar en el mes de octubre para finalizar la campaña de riego, acordados en la Comisión de Desembalse celebrada el 11 de mayo.

Etiquetas
stats