Sánchez de Puerta pide anular parte de la investigación del 'caso Bretón'

.
El abogado de José Bretón, único acusado por el doble asesinato de sus hijos, alega en las cuestiones previas la indefensión de su cliente

El cambio de los huesos calcinados hallados en la finca de Las Quemadillas, la custodia policial de las evidencias, la falta de ADN de las mismas, las escuchas telefónicas. Todos estos son los puntos oscuros de la investigación sobre el doble asesinato de los hermanos Ruth y José, de seis y dos años, que el abogado José María Sánchez de Puerta ha destacado en la presentación de las cuestiones previas esta mañana en los juzgados de Córdoba.

El representante legal del único acusado por ambos crímenes, el padre de los niños José Bretón, ha destacado lo que ha su juicio no son sino ejemplos de la indefensión legal a la que se enfrenta su cliente. Por todo ello, el letrado solicita en su escrito impuganar muchas de las pruebas fundamentales del caso y anular, consigo, parte del procesamiento contra Bretón. Sánches de Puerta considera que actualmente no se garantiza la celebración de un juicio justo a su defendido.

El informe presentado esta mañana por Sánchez de Puerta no hace sino desarrollar los puntos principales de su escrito de defensa presentado al acabar la instrucción judicial. La tesis fundamental es que los huesos que los investigadores encontraron en la finca de José Bretón en Las Quemadillas no eran los de sus hijos Ruth y José, desaparecidos el 8 de octubre.

Según esta línea, los restos óseos allí que fueron identificados 10 meses después como pertenecientes a dos niños de seis y dos años, las mismas edades que los desaparecidos, en realidad fueron cambiados para acusar a Bretón y cerrar un caso que llevaba casi un año sin avances.

Bretón sigue afirmando que no mató a sus hijos sino que los perdió mientras paseaban los tres en un parque de Córdoba.

Sánchez de Puerta ha acusado a la Policía nacional de haber roto la cadena de custodia de los restos óseos, con lo que busca invalidar estas pruebas, muy importantes en el caso. Los expertos que han participado en la investigación, por contra sostienen que la cadena ha permanecido íntegra en todo momento.

Bretón se enfrenta a una petición de condena de 40 años por un doble delito de asesinato. El fiscal considera que Bretón es el autor material de la muerte de forma “que no ha podido quedar acreditada” de sus dos hijos a los que incineró en una enorme hoguera que prendió en su finca de Las Quemadillas el 8 de octubre del año 2011

Los sindicatos policiales SUP y SPP anunciaron medidas legales contra el defensor de Bretón por las gruesas acusaciones y sospechas vertidas contra los agentes implicados en la investigación.

Etiquetas
stats