Piden cárcel a una pareja por matar a un anciano con metadona

Audiencia de Córdoba | MÁDERO CUBERO
La mujer mantenía relaciones sexuales con el fallecido a sabiendas de su compañero y ambos obligaron al hombre a ingerir fármacos cuando entraron en su casa para robar

La Fiscalía solicita 13 años de cárcel por homicidio y otros tres años por robo con fuerza a una pareja acusada de haber matado a un hombre de 75 años al obligarle a ingerir metadona y otros fármacos cuando entraron a su casa a robar. Según recoge la calificación del fiscal, la mujer, M. N. V. G, mantenía relaciones sexuales esporádicas con el anciano, quien la contrataba para limpiar en su domicilio. La pareja sentimental de la trabajadora y también acusado, F. R. D, conocía dicha relación.

El 27 de marzo de 2013, a primera hora de la mañana, la procesada acompañó al fallecido a una entidad bancaria en Puente Genil donde el hombre trató de sacar un adelanto de su pensión de 300 euros. Al no lograrlo, se marcharon en dirección a la vivienda de los procesados, si bien luego la víctima les dijo que se iba a casa de su hermano.

Sobre las tres de la tarde de ese día los dos acusados, “guiados con un ánimo de beneficio ilícito y actuando de mutuo acuerdo y creyendo que el fallecido no se encontraría en su domicilio, se dirigieron a su vivienda para sustraerle algún efecto de valor y los 300 euros que creían que el hombre si había sacado esa mañana”, reza la calificación.

Cuando llegaron a la vivienda -que abrieron con la llave que la mujer usaba cuando iba a limpiar- sorprendieron a la víctima dentro. El acusado F. R. D se abalanzó entonces sobre el anciano, le tumbó y le introdujo por la fuerza en su boca metadona y un cóctel de pastillas que contenían nordiazepam y oxazepam, usando todavía más fuerza al obligarle a beber un trago de cerveza de una lata que le había pasado la acusada. Tras tragara esas sustancias, ambos procesados se dedicaron a revolver toda la vivienda pero no encontraron nada de valor.

El anciano falleció a consecuencia de un edema agudo de pulmón secundario por intoxicación de psicofármacos. Tenía 75 años y cinco hijos.

Etiquetas
stats