Piden 46 años por robar tres móviles y agredir a un policía

Fachada de la Audiencia de Córdoba | MADERO CUBERO
Los dos acusados se enfrentan a 26 y 20 años de cárcel tras una tarde en la que asaltaron a tres menores, lesionaron a un agente en la cara con una lata de refresco y huyeron por los tejados

El robo de los móviles a tres menores, la agresión a un agente de la Policía Nacional, la posterior huida y la violenta resistencia a ser detenidos, puede costarles a dos jóvenes penas de 26 y 20 años de prisión. Así lo pedirán el fiscal y las acusaciones particulares en el juicio que está previsto que se celebre en la Audiencia de Córdoba el 6 de octubre.

En su escrito de acusación, el Fiscal señala que el 1 de febrero de 2015, los dos acusados, S. G. M. y M. P. G., abordaron en la calle San Fernando, en Córdoba, a un menor de edad que iba acompañado de una amiga, también menor, y les agredieron para robarles. "Dame el móvil y todo lo que llevas", señala el escrito que gritó M. P. G al muchacho. El crío se resistió y uno de ellos le tiró al suelo, golpeándole, mientras el otro se dirigía a la muchacha y le advertía que "o le daban los móviles o lo mataban". Según destaca el escrito, al final los dos agresores se llevaron los aparatos, no sin antes darle una última patada en la cabeza al chaval que estaba en el suelo.

Los robos no acabaron ahí. Posteriormente, en la avenida Vía Augusta, los dos atacantes la emprendieron contra un tercer menor. Con actitud "intimidante", redacta el fiscal, le pidieron que les diese la chaqueta que vestía. El chico aceptó pero "con intención de que no le sustrajeran el móvil, lo sacó disimuladamente del bolsillo", explica el escrito. "Pues ahora me vas a dar el teléfono por chulo", le soltó uno de los atacantes al percatarse.

El muchacho terminó entregándoles el móvil y la chaqueta. Pero también dio aviso a la Policía, dos de cuyos agentes se personaron en el lugar y acompañaron al menor a su casa. Por el camino, el chico vio a los asaltantes que caminaban tranquilamente bebiendo un refresco. En ese momento, los policías se bajaron y dieron el alto a los sospechosos. Al verles, S. G. M. le lanzó la lata y ésta impactó en la cara de uno de los agentes, tirándolo al suelo.

En ese momento, comenzó una persecución en la que los presuntos agresores incluso usaron como vía de escape los tejados de los edificios. Al final, ambos fueron acorralados y, aun así, el escrito señala que se resistieron con violencia. Un segundo policía sufrió lesiones y hubo que pedir refuerzos.

Por su parte, el Policía Nacional que fue golpeado con la lata tuvo que recibir varios puntos de sutura en la frente y estuvo 25 días de baja. Un segundo agente sufrió erosiones múltiples en las manos al tratar de reducir a los detenidos.

Para los detenidos, que permanecen en prisión preventiva, el fiscal pide un total de 46 años de cárcel. Para S. G. M., que tiró la lata, pide siete años de prisión por cada uno de los tres delitos de robo con violencia e intimidación; y cinco años por un atentado con instrumento peligroso. Para M. P. G. pide cinco años de prisión para cada uno de los tres delitos de robo y otros cinco por atentado.

Etiquetas
Publicado el
7 de septiembre de 2015 - 07:04 h
stats