Una nueva vida para la antigua Agrónomos: la UCO licita su alquiler para usos hospitalarios o educativos

La antigua sede de Agrónomos.

La Universidad de Córdoba (UCO) retoma su iniciativa de darle a la antigua Escuela Técnica de Agrónomos una nueva vida que relance un edificio visiblemente deteriorado. Para tal fin, la UCO acaba de hacer público un nuevo expediente de arrendamiento de este bien patrimonial por un total de 7.517.125,00 euros (impuestos incluidos).

En 2014, la institución universitaria llevó a concurso público el alquiler de la sede, que fue adjudicado a Prasa, que aseguró tener un proyecto que consistía en la instalación de un hospital privado, que iba dirigido por Balbino Povedeno. Sin embargo, nada se llevó a término ya que Prasa, finalmente, no firmó el contrato, por lo que el concurso quedó desierto.

El edificio de la antigua escuela de Agrónomos está vacío desde el año 2008, cuando se culminó el traslado de los alumnos de la escuela hasta el Campus Universitario de Rabanales. Desde entonces, han sido varias las iniciativas interesadas en quedarse con el inmueble, construido en los años 60 por el arquitecto Fernando Moreno Barberá.

Los términos de este nuevo intento por parte de la UCO son los mismos que los de 2014 ya que el contrato de arrendamiento que haría la Universidad sería de 40 años, aunque la institución no perdería la titularidad del edificio. En este sentido, el Vicerrector de Infraestructuras y Sostenibilidad de la UCO, Antonio J. Cubero, ha confirmado a este periódico, que la Universidad estará “vigilante” para que los usos que se le dé al edificio sean los correctos.

Hasta el tercer año, la empresa no pagaría alquiler (aunque de la reforma y del acondicionamiento sí se encargaría), que sería de 43.750 euros durante el cuarto año. Al quinto subiría a 87.500 mientras que al sexto, el arrendamiento sería de 131.250 euros. A partir del séptimo y hasta el 40º año, la concesionaria debería pagar 175.000 euros anualmente.

Sobre su futuro, todavía hay mucho que dilucidar ya que la fecha tope para la presentación de ofertas finaliza el 30 de septiembre. No obstante, Cubero ha adelantado que los usos principales que se le prevé dar están relacionados con la educación y la sanidad ya que, entre otros términos, la calificación del suelo obliga que el edificio se destino a equipamientos.

Aunque el montante del alquiler es elevado, Cubero ha señalado que la Universidad no tiene como objetivo recaudar dinero a través de este edificio, sino conseguir un hito muy importante: relanzar una sede que tan importante ha sido para Córdoba. “No es plato de buen gusto tener un edificio de estas características y que esté cerrado y deteriorándose”, ha concluido el Vicerrector de Infraestructuras.

Etiquetas
stats