La Universidad negocia a dos bandas para quedarse con los edificios de la Zona y la Biblioteca Provincial

Antiguo cuartel de la Trinidad

La Universidad de Córdoba trabaja a dos bandas y a distintas velocidades para disponer del que quiere llamar como Campus de Las Letras en el corazón del casco histórico de Córdoba. Esta semana, el Consejo de Gobierno ha concretado la oferta monetaria al Ministerio de Defensa por todo el suelo de la antigua Zona de Reclutamiento Militar, en la Trinidad. La institución académica ha planteado adquirir el suelo por 2,5 millones de euros. Mientras, hay acuerdo inicial (suspendido ahora por el periodo electoral doble) con la Junta de Andalucía para hacerse con la cesión del edificio que ocupa la actual Biblioteca Provincial, en la calle Amador de los Ríos, en una de las manzanas históricas más interesantes de Córdoba: la que ocupó el antiguo alcázar califal.

En los últimos años, la institución académica ha trabajado a diferentes velocidades en los dos proyectos. El más avanzado a día de hoy es el de la Biblioteca Provincial. En otoño, probablemente, la Junta tendrá las llaves de la Biblioteca del Estado, que el Ministerio de Cultura ha construido en los Jardines de la Agricultura, junto a la estación de tren. Entonces, mudará las dependencias de la actual Biblioteca Provincial en Amador de los Ríos. Este histórico edificio se quedará vacío y sin uso. Antes de que eso ocurra, la Universidad y la Junta de Andalucía ya han alcanzado un acuerdo inicial para negociar una posterior cesión, una vez desalojado el inmueble. La firma del acuerdo ha quedado en suspenso tras la doble convocatoria electoral: las que han renovado el equipo rectoral en la Universidad y las del próximo 19 de junio en Andalucía.

El origen de la Biblioteca Provincial está a mediados del siglo XIX y parte de un inventario de Ramírez de las Casas Deza de todos los archivos de los conventos cordobeses. Ramírez de las Casas Deza se encargó de recopilar los legajos y unificarlos en una única sede. Posteriormente, el edificio de Amador de los Ríos acabó convirtiéndose en biblioteca, su gestión pasó al Estado y en los años ochenta del siglo XX a la Junta de Andalucía, que es la competente en la materia en la actualidad. El edificio dejará de ser biblioteca tras más de 160 años pero mantendrá un uso científico y documental.

En principio, se especuló con la posibilidad de que el edificio de Amador de los Ríos se convirtiese en el museo de las cofradías de Córdoba, algo que finalmente no ha cristalizado. En cambio, el proyecto más solvente es el que le presentó la Universidad a la Junta de Andalucía. La Facultad de Filosofía y Letras lleva años que se ha quedado pequeña, a pesar de su relativamente reciente ampliación. Los alumnos dan clase hacinados, los despachos que comparten los profesores no son grandes precisamente, y apenas hay grandes espacios para diferentes actividades.

Son las mismas necesidades en cuanto a la Zona de la Trinidad. Allí, aunque a un plazo mucho más largo, la Universidad también trabaja en un plan para ampliar Filosofía y Letras, aunque sería un espacio mucho más amplio, según detallan fuentes académicas. No obstante, en esta segunda iniciativa se tiene en cuenta que los plazos van a ser mucho mayores que en Amador de los Ríos. Primero hay que llegar a un acuerdo con el Ministerio de Defensa, después hay que pagar y comprar el edificio, probablemente haya que reformular las normas urbanísticas, habrá que redactar un proyecto, demoler o reconstruir los edificios y finalmente diseñar un nuevo plan de usos. Las fuentes hablan de años aún para que cristalice el proyecto de la Zona.

La oferta de la Universidad destierra una de las iniciativas que presentó el Ayuntamiento en el año 2012. Entonces, el concejal del PP Rafael Navas llegó a plantear una permuta urbanística que permitiría ganar en edificabilidad en este gran espacio infrautilizado actualmente por los militares. El plan acabó naufragando. El Ayuntamiento no ha retomado oferta alguna por los terrenos y ha sido la Universidad quien ha vuelto a rescatar un antiguo anhelo del rector José Manuel Roldán Nogueras, que ya llegó a plantear en 2008 que la Zona sería el espacio que necesitaba Filosofía y Letras para su expansión.

Tanto Amador de los Ríos como la Zona se unirán al actual edificio de Filosofía y Letras, en la plaza del Cardenal Salazar, también en un inmueble histórico, en una especie de corredor a través de la Judería que conformarán un Campus de Las Letras en Córdoba. Los edificios no estarán unidos entre sí pero muy próximos. Eso sí, su ubicación en pleno corazón del casco histórico, protegido por la Unesco, complicará la funcionalidad que se busque. Por ejemplo, es bastante probable que el actual edificio de la Biblioteca Provincial quede prácticamente intacto y que sea la Universidad la que se tenga que adaptar a él y no al contrario.

Fuentes del equipo rectoral saliente señalan que los dos proyectos cuentan con el visto bueno del rector electo, Manolo Torralbo, que tendrá que tomar posesión de su cargo a mediados del mes de julio, probablemente.

Etiquetas
stats