“Lleva 15 años consolidar un equipo de investigación; destruirlo, dos”

FOTO: CORDOPOLIS
La Universidad de Córdoba celebra la 'Noche de los investigadores' para “concienciar” a la sociedad de la importancia del I+D+i

Hoy, es difícil hablar del tema en cualquier conversación. Eludir la palabra crisis, pasar por alto el sustantivo recorte o pronunciar la frase “qué mal está todo” y escuchar la respuesta “pues peor se va a poner” es casi imposible. Ayer, en el Rectorado, durante La Noche de los investigadores se hizo un esfuerzo por evitar hablar de “la cosa” como escribe el profesor Fernando Lara, pero fue inevitable. En todas las mesas y en todas las conversaciones, después de que los profesionales universitarios de la Universidad de Córdoba explicaran qué investigan, cuándo investigan, porqué investigan, dónde investigan y cómo investigan salieron los recortes.

“Consolidar un equipo de investigación tiene un trabajo de 15 años; destruirlo apenas dos años”. El catedrático Manuel Tena Sempere, especialista en endocrinología y con un extensísimo currículum de premios y galardones europeos, sacó el tema ya al final de su exposición. El propio rector de la UCO, José Manuel Roldán Nogueras, insistió en que la esencia de La Noche de los Investigadores es, precisamente, “concienciar a la sociedad” sobre la importancia de la investigación y del I+D+i. “Ya no se investiga al margen de la sociedad, sino para la sociedad”, expresó, micro en mano, en el salón mudéjar del Rectorado.

De hecho, en cada grupo que se formaba después de los magistrales 'microcuentos' de los investigadores (se conformaron ocho mesas con otros tantos grupos de investigación que explicaban, de la manera más divulgativa posible, qué era lo que estaban haciendo e investigando), en cada corrillo, siempre se hablaba de la financiación. “No nos pagan”, “han cortado el 80% de los programas de mi especialidad” o “habrá que salir a Europa [a presentarse a programas de investigación financiados por la UE] pero es difícil salir a Europa porque la competencia es feroz” fueron las conversaciones más escuchadas. “Así, no”, concluían. “El daño que se está haciendo a la investigación en España es tremendo”, concluían.

Recortes aparte, La Noche de los investigadores se desarrolló indoor. La UCO había activado su plan B ante la previsión de fuertes lluvias ya que su intención inicial fue ocupar los jardines del Rectorado. Pero no fue posible. En los pasillos estucados de la antigua Facultad de Veterinaria se dispusieron ocho mesas, que en realidad eran ocho pizarras sobre las que se podía escribir con tiza. En cada una de las mesas-pizarra un grupo investigador explicaba qué hacía. Así, en el larguísimo pasillo del Rectorado se escuchó hablar de endocrinología, de estudios sociales sobre convivencia y violencia de género, de dinámica fluvial e hidrología, de genómica y mejora animal, de la mejora genética de animales domésticos, de química orgánica sostenible, de botánica y del Jardín Botánico de Córdoba.

Todas estas investigaciones de la UCO son “referentes” en el país y muchas en Europa. “Ahora estamos en peligro de extinción”, bromeaban algunos investigadores mientras concluía la noche con ConCIENCIAdos, un espectáculo teatral de Paco Nevado e Irene Lázaro, y la gigantesca interpretación del Coro Averroes.

Etiquetas
stats