En libertad con cargos el caballista detenido en la Feria

Momento en el que los agentes de policía reducen al caballista en el Arenal.
El detenido, al que hubo que ponerle tres puntos de sutura en la barbilla, declara ante el juez que fue agredido por los policías y que los agentes rompieron el tabique nasal al animal

El caballista que fue detenido el miércoles por la tarde en la Feria ha quedado en libertad con cargos de atentado y agresión tras declarar ante el juez este jueves, señalan fuentes cercanas al caso. El hombre ha afirmado al magistrado que en el momento de la detención fue agredido violentamente y que sufrió contusiones en la cara que supusieron tres puntos de sutura en la barbilla y varios arañazos. Además, ha acusado a los agentes de romper el tabique nasal del caballo en el que iba, al intentar controlarlo.

Según el relato del acusado, se encontraba circulando a lomos del animal por las inmediaciones de la Caseta Municipal por la zona permitida para caballistas. En su declaración, señala que la misma estaba ocupada por peatones, algunos de los cuales le increparon, asustando al animal, que era un potro.

En un momento dado, ha afirmado al juez, alguien dio aviso a la Policía de su presencia allí. Cuando los agentes se acercaron le exigieron, afirma, "que me saliese de la acera o que me bajase". El hombre insiste en que explicó a los agentes que no se podía bajar del animal porque era un potro que estaba muy nervioso y que se podía desbocar. En ese momento, afirma que los policías, con una actitud muy agresiva, se acercaron, agarraron por un lado las riendas del caballo y por otro se abalanzaron a por el jinete, tirándole del cuello y haciéndole caer de cara al suelo. Una vez allí, afirma que le pisaron la cabeza y que siguió siendo golpeado, incluso cuando le llevaban al vehículo para llevarle a comisaría.

Por otro lado, el acusado ha declarado que no se encontraba en estado de embriaguez en el momento de ser detenido y que incluso pidió que se le realizara el test de alcoholemia. Algo que, insiste el caballista al juez, no se produjo por decisión de los agentes. Fuentes policiales, en cambio, señalaron el miércoles que el hombre se encontraba borracho cuando se produjeron los hechos. La defensa del acusado estudia presentar una denuncia por abuso de autoridad de los agentes y maltrato animal. Dos de los agentes han declarado haber sufrido heridas en la detención: rozaduras en el codo, uno de ellos, y arañazos en un antebrazo y dolor en un dedo del pie, el otro.

Versión policial

Según las fuentes policiales consultadas por este periódico el miércoles, el hombre fue detenido porque estaba provocando "una alteración del orden público". Las mismas fuentes afirman que el arresto se produjo después de que los agentes del Cuerpo Nacional de Policía recibieran el aviso de varios viandantes que se quejaban de que un hombre a caballo, al parecer con síntomas de embriaguez, les estaba molestando en la zona de la caseta municipal.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron varios agentes a caballo del Cuerpo Nacional de Policía que comprobaron "que las quejas eran ciertas" y pidieron al jinete que se bajara del caballo. Según ellos, éste se negó profiriendo insultos a los agentes e incluso intentando agredirles.

Finalmente, y con la colaboración de la Policía Local, para mantener el orden en la zona, se detuvo al caballista y se avisó a los servicios de control animal de Sadeco para que requisaran el caballo, que horas después fue entregado a la pareja del arrestado.

Etiquetas
stats