Guisado insiste en que “no sabía nada” en su nuevo juicio

Guisado y Tobío, esta mañana en la Audiencia de Córdoba. | MADERO CUBERO
El exalcalde socialista de Fuente Palmera se enfrenta a cuatro años y medio de cárcel por falsedad en documento oficial y nombramiento ilegal para cargo público

Nuevo juicio para el exalcalde socialista de Fuente Palmera Antonio Guisado, que ocupó el cargo entre 1987 y 2003. Tres semanas después de conocer su condena de dos años de cárcel por malversación de fondos, se ha enfrentado esta mañana de nuevo a un tribunal en la Audiencia de Córdoba. Esta vez, la Fiscalía de Córdoba le pide penas de cuatro años y seis meses de prisión, un total de cinco años y tres meses de inhabilitación por un delito de falsedad en documento oficial y nombramiento ilegal para cargo público. De la misma forma que Guisado trató de defenderse en el anterior proceso, esta mañana el antiguo regidor ha vuelto a excusar su presunto delito en un desconocimiento de los procesos técnicos y en su falta de atención a la hora de firmar documentos.

"Es un poco extraña mi explicación que esté mi firma en el contrato, lo desconozco", ha dicho en respuesta a la fiscal, cuando ésta le ha preguntado por la presencia de su rúbrica en un documento de contratación del secretario en funciones del Ayuntamiento, Carmelo Tubío, para ejercer la función recaudatoria del Consistorio.

El Ministerio Público considera que Guisado, de manera irregular, nomrbó recaudador municipal a Tubío, quien ejerció el puesto de secretario de la Corporación desde 1985 hasta 2003. Éste, se enfrenta a otros cuatro años y seis meses de cárcel, inhabilitación especial para empleo o cargo público por cuatro años y suspensión por dos años y unos 44.000 euros de multa por la presunta comisión de los delitos de aceptación de nombramiento ilegal para cargo público y actividades prohibidas a funcionario, así como falsedad en documento oficial.

El fiscal señala que Guisado nombró a Tubío sin constar la incompatibilidad legal para ejercer el puesto de secretario simultáneamente con cualquier otro cargo en el sector público, según la Ley de Incompatibilidades. "Yo me fiaba de lo que él me decía", se ha defendido el exalcalde. "Y su nombramiento daba cumplimiento al mandato que decidió el Pleno de la Corporación", ha proseguido el regidor.

Guisado afirma que nunca supo que el cargo de secretario y de recaudador fuesen incompatibles. "Ni nunca nadie, ningún partido u organismo como la Subdelegación del Gobierno o la Delegación de la Junta me dijo que fuese ilegal. Todo fue público y trasparente", ha añadido.

A juicio del fiscal, el hecho de que su nombramiento fuese provisional, fue aprovechado para que la situación "se perpetuara y se consolidara por la vía de hecho, omitiendo deliberadamente proveer la plaza de recaudador municipal conforme al procedimiento legalmente establecido".

En su defensa, Guisado ha terminado afirmando que nunca tuvo relación alguna con la empresa montada por Tubío para recaudar los impuestos municipales y que desconoce las cantidades que dicha firma pudo amasar mientras prestó servicios al Ayuntamiento.

Etiquetas
stats