Flora empieza a soñar con la segunda primavera de Córdoba

Presentación de Flora 2018 | RAFA MELLADO

El Festival Internacional de las Flores, Flora, vuelve a traer las mejores instalaciones contemporáneas florales a Córdoba, dibujando una segunda primavera de la ciudad en otoño a través de la creación, de los sueños, de las plantas y flores que marcan la identidad de la capital. En su segunda edición, entre el 19 y el 28 de octubre, Flora abrirá gratuitamente al público seis patios donde los mejores artistas florales instalarán sus creaciones, vinculados todos ellos a la temática del juego.

El recorrido de los patios de Flora de este año incluirán el patio de la Posada del Potro, el patio del Palacio de Orive, el patio de la Escuela de Artes y Oficios Mateo Inurria, el Patio del Reloj de la Diputación Provincial, el Patio de Columnas del Palacio de Viana y el Patio del Museo Arqueológico. A todos ellos, durante el festival, se podrá acceder gratuitamente para ver las instalaciones florales entre las 11:00 y las 20:00. Los premios, otorgados por un jurado internacional, serán de 30.000 euros para el primero y el segundo, de 10.000, además del galardón que concederá el público.

“Flora vuelve a situar a Córdoba como epicentro del arte floral contemporáneo. Es algo más que un mero acontecimiento ornamental. Esta es una ciudad que si tiene alguna calificación de la que nos sentimos orgullosos es la de la ciudad de las flores, una auténtica señal de identidad de la forma de ser de los cordobeses”, ha reseñado la alcaldesa, Isabel Ambrosio. “Esta segunda edición se va a consolidar Córdoba que ya se situó como referente internacional del arte floral” el año pasado.

Por esta segunda edición de Flora pasarán seis artistas llegados de seis países distintos donde el arte floral tiene su propia visión. Así, la rusa Natalia Zhizhko,realizará en el Patio del Reloj de la Diputación un homenaje al sol. La obra de esta artista floral es fiel reflejo de su personalidad: vital, expansiva, empática, fuerte, colorista y alegre. Nació en Estonia, pero pronto cambió su paisaje por el ruso, donde hoy es uno de los grandes nombres de la floristería artística y comercial. Multipremiada (World Flower Garden Show 2015 en Japón, European Cup 2011, Russian Cup 2009…) y viajera infatigable, Zhizhko recorre el mundo dispuesta a compartir sus conocimientos allá donde haya alguien que ame las flores y a demostrar que el único límite que un artista debe aceptar es el de su imaginación.

Por su parte, la cordobesa Lola Guerrera creará su instalación en el Palacio de Orive. Realiza sus instalaciones con naturaleza que va recolectando del lugar donde va a hacer su trabajo. Toda la producción artística de esta cordobesa nacida en 1982 está atravesada por un tema: la vulnerabilidad. Su delicada mirada sobre la fragilidad de lo bello se ha dirigido, como no podía ser de otro modo, hacia la flora. Ganadora de premios como los de Fundación AENA, Fundación Biodiversidad, Caminos de Hierro o Certamen Andaluz de Fotografía, Guerrera logra sobrecoger al público con materiales sencillos, de pequeña escala y a menudo recogidos en la misma zona donde su obra se expone.

Por otra parte, el belga Mark Colle estará en el patio de la Escuela de Arte Mateo Inurria. MARK COLLE Patio Mateo Inurria. Trabajará sobre la idea del juego reviviendo la infancia. Colaborador de la casa Dior en sus desfiles de moda y una de las figuras indiscutibles en la escena actual del arte floral internacional. Desde los 15 años dedicado a la floristería, el de Colle (Bélgica, 1978) ha sido un largo camino hasta lo que hoy es: uno de los nombres más prestigiosos y del arte floral, al que se le puede encontrar en su floristería de Amberes (llamada Baltimore en homenaje al director de cine John Waters) o en las mejores pasarelas del mundo. El momento crucial de su carrera fue el primer desfile de Raf Simons para Dior, un delirio de peonías, dalias, claveles, delphiniums y rosas que asombró al mundo en 2012 tapizando las paredes de un palacio parisino. Su estilo versátil, contemporáneo, anárquico y sofisticado permite mirar las flores de otra manera.

Otro de los artistas internacionales de Flora será el chino Honghui Yu, conocido como Sherlovell, que instalará su creación en el Patio de Columnas del Palacio de Viana. Director artístico de Cohim Flower School, escuela floral de referencia en China, Sherlovell (China, 1988) defiende que al arte creado con flores le hace falta una mirada transversal y diversificada, para abrir horizontes más allá de los clásicos arreglos florales. No es casual que su producción se extienda además por el diseño gráfico y de muebles, la moda, la fotografía artística, el interiorismo o la conceptualización de exposiciones. Su juventud no le impide ser uno de los grandes nombres del panorama de su país: le sobran talento y visión de futuro.

Asimismo, el japonés Hideyuki Niwa trabajará en la Posada del Potro,con un juego entre líneas rectas y curvas. El creador japonés ha vivido entre flores desde su nacimiento: su familia tenía una floristería, y desde que a los 20 años entró a trabajar en un prestigioso establecimiento de este sector en Tokyo, Kamon Flowergate, no se ha separado de las flores. En 2013 fundó Hideyuki Niwa Design Office, el estudio desde el que difunde su estilo delicado, contemporáneo y renovador. “Imagina y crea” es su máxima, y “metamorfosis botánica” el proceso que utiliza para mostrarnos una nueva forma de belleza. Ganador de oro (categoría Floral Art) en Singapore Garden Festival 2016, gusta de enfrentar a las flores con otros materiales, logrando fusiones sorprendentes y siempre bellas.

La última artista en incorporarse ha sido Carly Rogers, inglesa,que ha desarrollado su carrera trabajando sobre jardines y aplicando a ellos el arte floral. Traerá hasta el patio del Museo Arqueológico su visión donde jugar y convertirlo en un jardín inglés, en algo que no se ha visto antes, en un formato peculiar.

El Festival Internacional de Flores ha sido presentado este miércoles en el Palacio de Orive por autoridades, organizadores y patrocinadores, que colaboran en la segunda edición de este particular evento que ha colocado a Córdoba en el centro del arte floral contemporáneo.

Por parte del mecenas impulsor de Flora, Zizai Hotels, Juan Peña ha recordado la gran acogida de este evento en su primera edición y ha mirado al futuro: “Pensamos que el festival tiene que crecer y desarrollarse. Creemos que hay muchas cosas que mejorar, muchos retos que alcanzar. Y no queremos ni podemos cerrarnos a nuevas propuestas e iniciativas. El festival está en continuo cambio y evolución, para ser un festival total, un festival amplio de miras”.

Chelo Lozano, directora del festival, ha recordado el objetivo de Flora de hacer de Córdoba una nueva primavera en octubre, con el “objetivo principal de situar a Córdoba dentro del mapa de las expresiones artísticas contemporáneas”, en este caso, en el arte floral actual. Lozano ha incidido en el proyecto de becarios que acompaña al festival, donde han sido seleccionados como ayudantes de los artistas principales.

El festival cuenta este año, además de con su mecenas principal, con cinco patrocinadores: la Fundación Cajasur, Cervezas Alhambra, Fundación Botí, Fundación Cajasol y Casa Árabe.

Etiquetas
stats