Fitonovo: de limpieza de jardines a contratos millonarios

Agentes de la UCO en las dependencias de la Diputación durante la operación Madeja | MADERO CUBERO
¿Qué es lo que buscaba ayer la Guardia Civil en la Diputación de Córdoba y en las instalaciones provinciales de ADIF? | En Córdoba hay cinco detenidos, en el marco de la operación Enredadera

Lo que empezó siendo una pequeña empresa familiar de unos 20 años de vida acabo compitiendo de tú a tú por grandes contratos públicos con las mayores empresas españolas como Ferrovial. Su nombre: Fitonovo. Su origen: el Ayuntamiento de Sevilla. Ayer, agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil fueron a la Diputación de Córdoba a buscar contratos de la institución provincial con Fitonovo y con Fiverde en el marco de la operación Enredadera. Antes, habían detenido a tres empresarios de la firma que habían negociado contratos con la institución provincial y a un gerente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) y a un técnico de esta empresa. Aunque no hay fotos, los agentes también se pasaron por la sede de ADIF en Córdoba en busca de estos contratos.

Fuentes de la investigación de la operación Enredadera (se llama así porque la empresa se dedicaba en principio a hacer trabajos de jardinería) han confirmado a este periódico las sospechas que ha despertado esta pequeña empresa, que se dedicaba al mantenimiento de algunos jardines para el Ayuntamiento de Sevilla y que en pocos años disputaba grandes contratos de mantenimiento de las vías del tren en todo el Sur de España. De hecho, Fitonovo consiguió contratos por más de 31 millones de euros con ADIF, según publica en su edición de hoy Vozpópuli, y eso “sin tener ningún tipo de experiencia”, destacan las fuentes consultadas.

¿Pero qué fue lo que buscaba la Guardia Civil en la Diputación de Córdoba ayer? Los contratos de esta institución provincial con Fitonovo. Así, por ejemplo, los guardias civiles (pertenecientes a la misma unidad que hace dos semanas detuvieron al senador del PP Francisco Granados en el marco de la operación Púnica) se llevaron los expedientes de contratación de uno de los lotes de mantenimiento del servicio de carreteras de la provincia. En concreto, en diciembre de 2012 y con otra empresa (a través de una UTE) Fitonovo se hizo con un contrato de 242.000 euros para el mantenimiento del lote 2 de las carreteras (la Diputación suele dividir las carreteras en seis lotes). Fitonovo ya había contratado anteriormente con la Diputación. En 2009 la empresa logró un contrato de 501.320 euros para construir viales de acceso al municipio de Espiel.

¿Y era profesional su servicio? Según los investigadores, “eran bastante cutres”. De hecho, en 2010 la Delegación Provincial de Medio Ambiente en Córdoba impuso una sanción administrativa a Fitonovo por haber contaminado levemente al usar productos químicos en el mantenimiento de la jardinería de una obra que se le había adjudicado (en el expediente al que ha tenido acceso este periódico no consta de qué obra se trataba).

Fitonovo también contrató con la Junta de Andalucía. De hecho, el 26 de julio de 2012 la Dirección General de Infraestructuras de la Junta firmó un contrato de 1,1 millones de euros para realizar “podas” en las carreteras autonómicas de Córdoba, Cádiz, Huelva y Sevilla. Toda esta documentación está en manos de la Guardia Civil, que está analizando la limpieza o no de los expedientes contratados.

Ayer, la Guardia Civil arrestó a un total de 32 personas en Andalucía, Madrid, Extremadura, Aragón y hasta las islas Canarias. A todos ellos llegó la UCO después de descifrar un documento intervenido en Fitonovo el año pasado en el que los directivos de esta compañía reflejaban de manera exhaustiva la entrega de dádivas o dinero a funcionarios públicos y empleados de empresas de la Administración, cuyas identidades aparecían ocultas tras iniciales. Durante meses, los agentes han trabajado hasta desentrañar la maraña de letras e identificar a los que presuntamente recibían sobornos.

La operación Enredadera es la continuación de la investigación de la juez Alaya sobre las relaciones societarias entre empresas que en su día optaron al concurso público para la adquisición de un derecho de opción de compra de terrenos de Mercasevilla, donde quedó evidenciado un importante incremento patrimonial no justificado del que fuera hasta el 2007 director del Área de Vía Pública de la Gerencia Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, el socialista Domingo Enrique Castaño. Del informe realizado sobre esta persona se dedujo que había recibido de la sociedad Fitonovo, contratista habitual de numerosas administraciones públicas, múltiples dádivas que iban desde dinero a vehículos.

La juez Mercedes Alaya ordenó en la noche de este martes el ingreso en prisión eludible con el pago de una fianza de 180.000 euros del director comercial de Fitonovo, Juan Andrés Bruguera, quien seguidamente ha sido conducido a la cárcel por la Guardia Civil al no poder hacer frente a la fianza impuesta.

Etiquetas
stats