La Esperanza estrena ‘La Virgen del Buen Fin’, nueva marcha de Pablo Martínez Recio

Concierto de la Banda de Música de la Esperanza en San José y Espíritu Santo | RAFA ÁVALOS

La Virgen del Buen Fin es la nueva marcha dedicada a la Dolorosa de la hermandad del Descendimiento que este sábado fue estrenada por la banda de música María Santísima de la Esperanza y cuyo autor es el joven compositor Pablo Martínez Recio, clarinetista de la citada formación.

La nueva obra, que es la sexta dedicada a la Virgen del Buen Fin, se dio a conocer en el transcurso del concierto que la Esperanza ofreció en la parroquia de San José y Espíritu Santo, sede de la hermandad del Viernes Santo, y que contó con la presencia de numeroso público que llenó la iglesia y que quedó satisfecho con el trabajo realizado por Pablo Martínez, que cuenta solamente con 17 años de edad.

La Virgen del Buen Fin es su segunda marcha de procesión después de Aires de Esperanza, que compuso con tan solo 14 años, por lo que en esta ocasión se aprecia mayor madurez tanto en el plano musical como sentimental y el autor ha logrado plasmar con más matices sus ideas musicales. La marcha, que surgió a raíz de una petición de un hermano del Descendimiento y que le llevó al autor unos cinco meses de trabajo, lleva compuesta desde poco antes de la Semana Santa de 2017 pero en aquel momento no dio tiempo a estrenarla y ha sido ahora cuando se ha dado a conocer.

En rasgos generales, se trata de una marcha con aires triunfales, en mayor medida que las que se han compuesto hasta ahora para la Virgen del Buen Fin. Tiene una estructura clásica y según explica su autor, la obra comienza con una introducción con llamadas de cornetas en matiz forte, que da paso al tema principal de la pieza ya en matiz piano y que es quizás la parte más reconocible de la marcha. La melodía la llevan en esta ocasión los instrumentos de viento madera y se vuelve a repetir en forte con toda la banda sonando. Tras una reexposición de la introducción comienza el llamado trío. Por su parte, el fuerte de bajos es la parte con un carácter algo más melancólico.

En la marcha, que tiene una duración de 4.47 minutos, Pablo Martínez ha querido incluir una melodía con partes de la salve que los costaleros de la Virgen del Buen Fin cantan a la sagrada imagen antes y después de la estación de penitencia. Tras su estreno, el autor, que ejerció como director en este caso, entregó la partitura de la marcha a la junta de gobierno de la cofradía.

En el concierto de este sábado en San José y Espíritu Santo, la banda de la Esperanza interpretó, junto a La Virgen del Buen Fin, un selecto repertorio de marchas procesionales compuesto por Esperanza Macarena, de Pedro Morales; Soleá, dame la mano, de Manuel Font de Anta, y de la que se cumplen cien años de su estreno; Mercedaria, de Alfonso Lozano, y La Virgen del Carmen, de Rafael Wals, ambos componentes de la banda de la Esperanza; Reina del cielo en su Buen Fin, de Eusebio Jiménez, que tomó la batuta para dirigir a la formación; y La Virgen de los Desamparados, de Cristóbal López Gándara.

Otra marcha para la Expiración

Pero la del Buen Fin no es la única marcha de procesión que Pablo Martínez Recio ha entregado este año a una cofradía. La Expiración, su tercera obra para banda de música, la entregó a la hermandad del mismo nombre durante el quinario a principios de este mes de febrero en San Pablo. La ha compuesto con motivo del centenario de la reorganización de la hermandad del Viernes Santo y el 25 aniversario de la Coronación Canónica de la Virgen del Rosario. Según explicó el autor a EL CIRINEO, está previsto que la marcha se estrene en el transcurso de esta Cuaresma.

Pablo Martínez, que estudia sexto curso de Grado Profesional de Clarinete y que tiene previsto continuar estudiando Composición y Dirección de Orquesta, también cuenta con piezas de capilla en su corta y joven trayectoria como compositor. Se trata de La Conversión, estrenada en febrero de 2016 en la presentación del Santísimo Cristo de la Oración y Caridad de Electromecánicas, escrita para flauta, clarinete y fagot; y de Salus Infirmorum, compuesta en diciembre de 2016 y dedicada a Nuestra Señora de la Salud de la hermandad de la Agonía.

Etiquetas
stats