Dónde encontrar en Córdoba roscones de Reyes sin lactosa sin morir en el intento

Roscones sin lactosa en La Catalana | TONI BLANCO

¿La Navidad está hecha para los intolerantes a la lactosa gastronómicamente hablando? En parte sí, aunque sigue siendo toda una aventura encontrar uno de los productos estrella de estas fiestas para aquellos que no digieren el azúcar de la leche de manera adecuada o son alérgicos. Nos referimos a los tradicionales roscones de Reyes y que marcan el fin de las fiestas.

Los mantecados, mazapanes o polvorones no suelen tener lactosa entre sus ingredientes pero sí trazas de leche, lo que puede ser igual de peligroso especialmente para los alérgicos. Estas trazas son sustancias que se cuelan en los productos, en proporciones muy bajas, debido a que en el obrador en el que se realizan se preparan otros productos. Esto es lo que se conoce como la contaminación cruzada.

En Córdoba, pocas son las opciones que tienen los intolerantes a la lactosa para disfrutar de un roscón de Reyes. CÓRDOPOLIS ha contactado con multitud de pastelerías y confiterías en cuya línea de negocio no contemplan, por ahora, producir roscones de Reyes adaptados a esta intolerancia. Los costes o la elaboración de otros dulces le impiden, señalan, poder fabricar estos productos en exclusividad. No obstante, sí hemos encontrado cinco establecimientos en los que puedes hacerte con ellos.

En Pastelerías Roldán ofrecen roscones de Reyes sin lactosa con la particularidad de que no están rellenos de nata, sino de crema de leche, por lo que puede ser una buena opción para matar el gusanillo. Por otro lado, en La Sultana también realizan estos dulces aunque sin relleno de ningún tipo: tan sólo la masa horneada con la fruta escarchada.

La tercera opción la encontramos en la panadería tradicional La Catalana -en San Pablo-, en pie en Córdoba desde 1890. Durante décadas, sus propietarios realizaron sus dulces y panes sin prestar atención a ningún tipo de intolerancia. Sin embargo, hace un lustro decidieron darle un giro de 180 grados a su modelo de negocio y se han convertido en referentes en la elaboración de productos sin lactosa y sin trazas de leche. El panadero y pastelero Pepe Martín, que gestiona La Catalana, explica que “trabajar con productos sin lactosa es similar a los que sí la tienen aunque es más complicado encontrar chocolates”, por ejemplo. Además, Martín no utiliza mantequilla, que sustituye por aceite de oliva virgen extra; una apuesta por lo natural que, afirma, no repercute de manera abusiva en el precio que ofrece al consumidor.

Por otro lado, la crepería y panadería artesanal Sensibles -en Ángel de Saavedra- ofrece roscones de Reyes sin lactosa ni trazas de leche ya que, al igual que La Catalana, es un establecimientos especializado en intolerancias.

Y, por último, los supermercados cordobeses Deza Calidad llevan tres años ofreciendo roscones de Reyes de sin lactosa de un kilo que fabrican en su propio obrador. Además, los celíacos también pueden degustar este tradicional dulce ya que desde esta empresa trabajan para que nadie se quede con el antojo de este manjar navideño.

Etiquetas
stats