La dimisión de Rafael del Castillo tensa las costuras en el cogobierno

Rafael del Castillo, a la izquierda, en el minuto de silencio frente al Ayuntamiento | MADERO CUBERO

Nadie lo reconoce abiertamente. Ni siquiera Rafael del Castillo, el concejal dimisionario de Asuntos Sociales. Pero su salida este jueves del cogobierno de PSOE e IU ha tensado unas costuras entre ambas formaciones que, para algunos, son mucho más frágiles de lo que parece. La nota de prensa que remitió la coalición de izquierdas en la que milita Del Castillo dejaba claro para muchos que sus dardos iban dirigidos directamente al PSOE.

“El hecho de tener toda una legislación en contra, marcadamente de derechas, que dificulta en extremo las políticas sociales y el rescate de las personas, unida a una correlación de fuerzas que no es la más favorable para llevar a cabo las políticas de izquierdas que nos gustarían, ha hecho que, poco a poco, la situación se haya convertido en insostenible para mí”, afirmó por escrito el ya exdelegado de Servicios Sociales y Cooperación y Solidaridad. Preguntado este viernes si la crítica era al PSOE, Del Castillo respondió lacónicamente: “A Izquierda Unida seguro que no era”.

No todos lo ven de una forma tan clara. La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio (PSOE), cree que no hay una crítica a su formación. “Es una crítica a que muchas veces el convencer de que no se pueden coger atajos y hay que ir de frente a enfrentarse a los problemas no ha tenido la sensibilidad o permeabilidad suficiente en fuerzas políticas de derecha que forman parte del Pleno y que en decisiones donde no se puede ir solo ajustado a la mayoría, sino que deberían ser de ciudad, no se ha encontrado en todas las ocasiones con el apoyo de todos los grupos municipales”.

Ambrosio ha mostrado su “respeto” a la decisión, después de que ella es “consciente del esfuerzo personal que ha hecho al asumir un tarea, que no es cualquiera, en el gobierno municipal, como ha sido Servicios Sociales y Cooperación Internacional y Solidaridad”, al tiempo que respeta “la decisión que tome la organización política de IU en el sentido de relevar las tareas que hay dentro del acuerdo de gobierno y el reparto de áreas”.

“A partir de ahora, con mucho más empeño, hay una bandera que compartimos las fuerzas de izquierda de este gobierno, que es la bandera de atender a quien más lo necesita en la ciudad y buscar fórmulas para que la crisis no afecte a quienes lo pasan peor”, ha remarcado la alcaldesa, quien considera que “eso tiene que ver mucho con el día a día en Servicios Sociales”, ha manifestado.

Ganemos y CTA

Desde la periferia del poder, las cosas se ven mucho más oscuras. Rafael Blázquez, portavoz de Ganemos y colega de Del Castillo en el activismo social de Stop Desahucios, reconoce que la salida de su amigo es un duro mazazo. Pero un mazazo que ya había advertido. “El área que Rafael del Castillo dirige es una trituradora de personas”, afirma en referencia a la escasez de medios y al ingente trabajo. “Y lo va a seguir siendo si no se mejora su dotación con medios y personas”, advierte.

Por último, el sindicato CTA en el Ayuntamiento de la capital cordobesa ha manifestado este viernes que el delegado de Servicios Sociales y Cooperación y Solidaridad, Rafael del Castillo (IU), es “coherente con sus ideas y con lo que en discursos propugna su organización”, de modo que “con su dimisión no permite que IU sea una muleta del PSOE ni de las políticas neoliberales y de derechas que este gobierno municipal lleva a cabo”.

En una nota, el sindicato ha expresado que “si fueran coherentes, IU se saldría del gobierno municipal y Ganemos dejaría de apoyarlo”, a lo que ha añadido que “Rafael del Castillo es una de esas pocas personas que han pasado por el Ayuntamiento en un cargo institucional y que no se ha adaptado al sillón”.

Etiquetas
stats