Las deudas de la Junta ponen en riesgo el trabajo de CIC-Batá

Taller impartido por CIC Batá en la prisión.
El centro de iniciativas de cooperación calcula que solo puede seguir hasta fin de año

La crisis está haciendo estragos en aquellos colectivos en los que las administraciones, como la Junta de Andalucía, se apoyaban para completar sus servicios sociales. En Córdoba, uno de esas iniciativas era el Centro de Iniciativas para la Cooperación Batá. Esta organización firma que la Junta de Andalucía les adeuda 600.000 euros. Y su futuro, por tanto, pende de un hilo.

"La situación en la que estamos es bastante grave y bastante delicada. Fundamentalmente por la cuestión del impago que la Junta mantiene con muchas acciones y muchos proyectos que nosotros hemos desarrollado tanto en el tema de fomento del empleo, como en los cursos de formación o programas de orientación laboral y de cooperación y educación para el desarrollo", señala Rafael Cantero, uno de los responsables de Batá.

La situación se agrava porque esta iniciativa ya ha adelantado el dinero y, si no recibe pronto la financiación autonómica, afirman que se van a ver abocados a seguir despidiendo a trabajadores. "Más del 50% de las personas que trabajaban con nosotros han ido a la calle paulatinamente. Y si esto no cambia, de aquí a final de año tendremos que plantearnos si seguir o no", advierte Cantero.

"Esa es la situación a la que nos llevan los impagos. Pero lamentablemente no estamos solos, son muchas las organizaciones andaluzas de todo tipo a las que la Junta debe dinero y todavía no saben si van o no a cobrar", lamenta el portavoz de Batá.

La suspensión de sus actividades dejaría a cientos de personos, potenciales usuarios de sus servicios, sin atención. "En el tema de orientación laboral -que es un proyecto marcadamente local- con los colectivos más desfavorecidos, hemos tenido a cientos de personas a las que, todos los meses, hemos intentado introducir de vuelta en la dinámica de la inserción laboral. Pero eso ahora mismo ha acabado, ya no se hace, no tenemos posibilidad de seguir manteniendo ese servicio", ejemplifica Cantero.

"Cuesta mucho dejar a las personas a su suerte, pero en la actual situación, la única opción que nos ha quedado ha sido empezar a reducir todos los servicios que hacíamos. En el tema de la formación para el empleo, exactamente igual: no hay una perspectiva, no hemos recibido el dinero por los cursos y, aunque no los hemos dejado de hacer porque las cosas tienen que seguir haciéndose, todo se ralentiza a la espera de cobrar", critica el portavoz.

¿Y tienen posibilidad de financiación más allá de las administraciones públicas? "Entiendo que eso va a tener que ser así. Pienso que la administración pública va a reducir más la cantidad de dinero para asuntos sociales. El ajuste, clara y lamentablemente, va por ahí. Tendremos que buscar el dinero en otro espacio. Esa es la realidad con la que nos encontramos y, a corto plazo, no vemos una solución ni una propuesta. No tenemos ni un calendario de pagos".

Si todo sigue así, Rafael Cantero vaticina que, a final de año, "todos estaremos en el paro y tendremos que actuar como voluntarios. No es la perspectiva pesimista sino realista. Seguiremos manteniéndonos. Pero todos estaremos en el desempleo. O casi todos".

Etiquetas
Publicado el
1 de noviembre de 2012 - 16:50 h
stats