Construyendo el flamenco desde los cimientos

.
La cantaora Esperanza Fernández ofrece un curso sobre bulerías serranas en el Festival de la Guitarra

Una clase de cante con Esperanza Fernández empieza siempre con un rápido escaneo de sus alumnos. Pero no es visual. Lo hace con el oído. “Cuando una persona entra en mi clase, en cuanto la escucho, ya sé por dónde tengo que tirar”, explica al terminar la segunda de las sesiones, dedicadas este año a las bulerías arromanzás de Lebrija y al cante por serranas.

“El nivel está bastante bien, como el año pasado. Y la gente responde bastante bien. Hay muchísima afición y estoy muy contenta en este segundo año como profesora en este festival”, explica la cantara.

Esperanza Fernández enseña aquello que no le enseñaron nunca con pausa y método. “Yo tuve que aprender sola, se lo digo a ellos, a mis alumnas”, cuenta. “Tienen suerte, yo tuve que buscarme la vida sola”. Esperanza tenía a su padre, Curro Fernández, cantaor trianero, “pero como era artista pero no tenía la paciencia ni el tiempo para enseñar porque estaba mucho de viaje”, recuerda. Aun así, el trianero le decía “escucha a este o escucha a aquel”.

“Pero yo tenía que buscarme la vida”, responde Esperanza. “Aquí es más fácil porque yo les enseño unas pautas que a mí no me las dieron”.

Lo primero que hace la profesora es aficionar a los alumnos a otros sonidos a los que no están acostumbrados. “Los jóvenes escuhan a los jóvenes porque les resulta más fácil, porque las voces son más asequibles al oído, se les entiende mejor. Si escuchan a los antiguos es más complicado, las voces son más rajadas, no se le entiende lo que dicen”, reconoce. “Pero yo les digo que tienen

que escuchar a los antiguos. Una casa se construye por los cimientos y así es como hay que empezar“.

En sus clases, Esperanza Fernández no intenta hacer clones de Esperanza Fernández. “Es sencillo. Yo propongo un cante. Observo a mis alumnos y les escucho. Y trato de sacar de cada uno lo mejor de sí. Pero siempre con su voz, su propio metal y su propia forma de cantar, corrigiéndolo solo un poco y sacando todo el partido que cada persona tiene”.

Etiquetas
stats