La cola de Ikea se cruza con la del desempleo en el bulevar

El gigante de los muebles difunde su catálogo de 2016 repartiendo comida sueca de manera gratuita en Gran Capitan junto a cientos de personas que apuran la solicitud de trabajo en el plan de inclusión del Ayuntamiento

Las dos filas que se han formado hoy en el bulevar del Gran Capitán serpenteaban por mundos distintos. Una era para recoger el nuevo catálogo de Ikea, el gigante internacional del mueble, hacerse socio de su club de fidelización y degustar, de manera gratuita, algo de la comida sueca. La otra fila, en cambio, se perdía dentro de la sede que el Ayuntamiento tiene en esa calle. Estaba compuesta por cientos de personas que han apurado, hoy jueves, las últimas horas para entregar la solicitud de un empleo temporal dentro del tercer plan de inclusión municipal.

María del Pilar Nieto, de 42 años y los seis últimos en paro, ha estado en las dos colas, aunque en la de Ikea más para pasar el tiempo que otra cosa. "He venido para la solicitud de trabajo del Ayuntamiento. Llevo aquí desde las nueve de la mañana y todavía me queda..", cuenta bien pasado el mediodía. "Así que, hasta que llegue mi número, me he puesto en esta cola para recoger el catálogo", dice mientras le echa un vistazo a la publicación.

La nueva revista de Ikea se centra en la cocina, entendida como el centro de todas las vivencias de un hogar. Una fotografía cuidada domina la portada: muebles de madera, tonos cálidos, plantas en la ventana y la presencia de un padre sirviendo un zumo natural a su hijo pequeño. "Fui a Ikea hace muchos años", dice María del Pilar mientras pasa las páginas. "Me gustan los muebles y están bien de precio, pero no puedo pagarlo ahora mismo. Para empezar, no puedo ir hasta allí", se lamenta.

La presencia promocional de Ikea en Córdoba coincide con actos similares que han estado haciendo por otras ciudades andaluzas. Ayer estuvieron en Huelva y mañana seguirán con el recorrido. Córdoba no es una plaza más, porque los responsables de la firma sueca saben que en otoño hay dos fechas claves en la que los pasillos de las sedes sevillana y malagueña se llenan de acento cordobés. "Yo no, este año no iré, no puedo ahora mismo", termina María del Pilar.

Etiquetas
stats