Las bicicletas son para ir a Rabanales (en diez minutos)

.
El campus universitario estrena carril bici tras años de demandas

"Lo llamamos carril bici Rabanales-Guadiana". Luis Morera, presidente del movimiento en Bici a Rabanales bromeaba desde el atril, al que se le había cedido la palabra en el acto de inauguración. Morera, y decenas de ciclistas, llevaban muchos años esperando un día como el de hoy, en el que un grueso pelotón ha podido recorrer los 3,4 kilómetros que separan a golpe de pedal el campus universitario de la ciudad de Córdoba. Y lo hicieron en apenas diez minutos.

"Este proyecto ha aparecido y desaparecido a lo largo de los años", sostenía Morera. Hasta que finalmente, el carril bici a Rabanales se ha convertido en una realidad. Hasta ahora, los pocos atrevidos que optaban por este tipo de movilidad mucho más sostenible que ir en coche al campus universitario (también está la opción del autobús o el tren), se la tenían que jugar en los arcenes de la antigua N-IV, con coches a gran velocidad. Ya no. Ya pueden circular por un carril que ofrece paisajes mucho más agradables (el paso por el entorno de la Cerca de Lagartijo es espectacular) y desde luego bastante más seguros.

El carril bici a Rabanales, construido después de no pocos problemas y gracias a un acuerdo entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Córdoba, se divide en tres partes perfectamente diferenciadas. Para acceder a él desde la ciudad de Córdoba hay que superar la barriada de Fátima y alcanzar la Vereda de la Alcaidía. Por una zona con parcelaciones, el carril bici discurre por la misma vereda, en un tramo asfaltado. Para salvar este contratiempo, al principio de este tramo se ha construido un carril de ida y otro de vuelta a ambos márgenes de la vía. En otra zona, donde la carretera era muy estrecha, se ha diseñado un llamado "carril de convivencia", es decir, se ha habilitado una zona 30 en la que el tránsito por bicicleta es prioritario al tráfico, y se ha señalizado para evitar problemas.

Inmediatamente después de esta zona, de poco más de 600 metros de longitud, se alcanza el carril bici de nueva construcción, que empieza a subir y bajar y a zigzaguear de una manera leve y estética. En este tramo, la vía ciclista es bidireccional, con un carril de 1,5 metros para cada sentido y paseo peatonal en ambas márgenes de 1,8 metros. Aquí se ha instalado la infraestructura de canalización de PVC para un futuro desarrollo urbanístico. Ya en el Parque Tecnológico de Rabanales 21 la Consejería de Fomento y Vivienda ha acondicionado la vía ciclista existente y ha dado conexión con el polígono industrial de Las Quemadas y con el propio campus universitario.

Todo este recorrido, pero al revés, desde Rabanales hasta Fátima, fue culminado al mediodía de hoy por un grueso pelotón ciclista. Muchos eran activistas que reclamaban la construcción de este carril bici. Otros, universitarios. Bastantes también, técnicos del Ayuntamiento de Córdoba y de la Junta de Andalucía que han trabajado en su diseño. Y otros, cargos públicos, como la propia consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, que completó todo el recorrido.

Antes, en la inauguración, Elena Cortés destacaba el hito histórico de haber culminado la construcción de un carril bici plagado de problemas administrativos a lo largo de la historia. Además, aseguraba que ésta es "la primera vía urbana que inauguramos dentro del Plan Andaluz de la Bicicleta". De hecho, en Córdoba Cortés destacaba que está prevista la construcción de otros 32 kilómetros más, que conecten toda la red municipal y que se pueda culminar con la planificación para el uso de este medio de transporte sostenible.

El alcalde, José Antonio Nieto, cerró el acto recordando que en julio de 2012 mantuvo una reunión con el antiguo rector José Manuel Roldán Nogueras y el exconsejero Luis Planas para intentar desbloquear esta construcción, pero que finalmente no se pudo hacer hasta meses después. "Esto es un éxito de todos", concluyó, al tiempo que apuntó que "queremos que Córdoba sea una ciudad amable para el ciclista".

Por su parte, el rector, José Carlos Gómez Villamandos, recordó a sus cuatro antecesores en el cargo, presentes en la inauguración, que han trabajado en este proyecto que por fin ha visto la luz. "Cuando no había dinero había permiso y cuando había dinero no había permiso", resumió, al tiempo que reclamó que Córdoba además de en una ciudad del conocimiento se convierta en una ciudad sostenible.

UN LABORATORIO BAJO LAS RUEDAS

La mayor parte de los áridos utilizados para la construcción de esta infraestructura viaria son reciclados. El trazado de nueva construcción situado entre la Vereda de la Alcaidía y el Parque Tecnológico de Rabanales 21 ha servido como tramo experimental en el proyecto de I+D+i que lleva a cabo la Consejería de Fomento y Vivienda, a través de la Agencia de Obra Pública, y la Universidad de Córdoba sobre Aplicaciones de los áridos reciclados de residuos de construcción y demolición (RCD) para la construcción sostenible de infraestructuras viarias. Los residuos proceden en su mayor parte de derribos de edificios o de rechazos de los materiales de construcción en obras de nueva planta y de pequeñas obras de reforma de viviendas e infraestructuras.

Etiquetas
stats