El Ayuntamiento estudiará medidas contra la contaminación visual en zonas turísticas

Turistas en una zona de tiendas de la Judería de Córdoba | MADERO CUBERO

Córdoba tiene un problema en sus zonas turísticas: la contaminación visual, es decir todos los elementos que distorsionan estéticamente la apariencia de sus monumentos o espacios del conjunto monumental. La cuestión es amplia y abarca desde la disposición de algunos veladores de bares y restaurantes a la presencia de los productos en las tiendas de souvenirs o el interminable cableado de las fachadas. El problema se incluye en las 14 conclusiones tratadas en el primer foro turístico organizado por el Ayuntamiento a principios de abril. “Este fue uno de los debates más largos y vamos a empezar a trabajar en ello”, ha señalado este martes el primer teniente de alcalde y delegado de Turismo, Pedro García.

El responsable del área señala que para implementar el conjunto de las conclusiones será necesaria la colaboración de todos los estamentos implicados: vecinos, profesionales, sindicatos y administraciones. “En las jornadas se consensuó que el Ayuntamiento tiene que lidera las políticas turísticas de la ciudad pero necesitamos de todos los implicados para llevar a cabo los cambios que estamos buscando”, añadió.

García se mostró muy satisfecho del resultado de estas jornadas al que asistieron unas 200 personas en sus dos mesas de debate. Las 14 conclusiones –además de la relativa a la contaminación visual- están ligadas al liderazgo que se espera del Instituto Municipal de Turismo en el sector; la necesidad de estadísticas reales y propias más allá de las facilitadas por el INE; estudios sobre el impacto ambiental del turismo en el casco urbano; trabajar para mejorar la calidad de los servicios y del tipo de turismo que se atrae (evitando, por ejemplo, el ligado a despedidas de solteros); potenciar la artesanía autóctona; escuchar la opinión de los vecinos sometidos a la presión turística en las zonas del casco; evitar la saturación en algunas zonas; favorecer la coordinación institucional; coordinar mejor los horarios de cierre y apertura de establecimientos y museos; solucionar la falta de infraestructuras para museos; implementar ofertas para evitar la estacionalidad; crear de una marca potente ligada a Córdoba que aglutine todas las características; interconectar la oferta de la capital y la provincia y lograr que la ciudad se convierta en un espacio amable para el visitante.

García considera que con este trabajo se puede lograr un modelo de gestión turística para los próximos 20 años. “Por eso no creo que llegue tarde”, ha dicho al ser preguntado por presentarlo a mitad de mandato“. El delegado de Turismo ha dicho que hasta llegar a este punto ”he vivido un auténtico calvario“ porque ”nadie quería hablar de este tema en la ciudad, solo se quería tratar del ‘qué hay de lo mío“.

Etiquetas
stats