Aucorsa, 1982: cuando lo privado se hizo público

Un autobús de Aucorsa por la Mezquita en 1965.

Córdoba fue la primera ciudad en proveer a sus ciudadanos de autobuses urbanos. También fue pionera en tener un Ayuntamiento de ideología comunista que posibilitó la municipalización de este servicio, dando vida a Aucorsa. Y, también, abanderó la puesta en marcha de autobuses de gas eléctrico y ecológico. Córdoba ha sido la primera en muchas cosas. Sin embargo, en esa lucha titánica por llegar cuanto antes a la excelencia de la época, se dejaron en el camino los derechos de los usuarios y de sus trabajadores, azotados por continuas crisis económicas y políticas de la empresa pública. Hace muy poco se cumplieron 35 años desde que, bajo la alcaldía de Julio Anguita, se consiguiera municipalizar este servicio.

Abril de 1979. La celebración de las primeras elecciones municipales democráticas le dieron la la victoria al líder del Partido Comunista en Córdoba, Julio Anguita, formación que consiguió ocho concejales. En el Consistorio también estuvieron representados UCD Y PSOE (con siete concejales cada uno) y PSA-PA (cinco concejales). En aquellos momentos, el servicio de autobuses urbanos se encontraba privatizado y en manos de Gonzalo Álvarez Arrojo, un empresario asturiano e hijo de una dinastía con larga trayectoria en el sector automovilístico.

Álvarez Arrojo se hizo con la empresa Autobuses de Córdoba en 1968, una compañía que nació en 1953 para ofrecer un servicio que empezó en 1922 y que se suspendió hasta principios de los años 50. Pero la puesta en marcha de esta empresa experimentó situaciones de crisis y déficit que se acrecentaron con el paso de los años. La salvación de la empresa fue, hasta la llegada de Julio Anguita, la larga lista de subvenciones que los diferentes ayuntamientos franquistas le habían concedido hasta el momento.

Sin embargo, la llegada del político cordobés frenó, en gran medida, estas subvenciones. Apenas 40 días después de llegar a Capitulares, un inspector de la Seguridad Social le aseguró a Anguita que “la empresa debía cerca de 60 millones de pesetas en relación a la seguridad social de sus trabajadores”, cuenta el exalcalde a este periódico. Meses después, la empresa entró en suspensión de pagos y, en febrero de 1980, el Ayuntamiento compró la empresa Autobuses de Córdoba. Aunque no sin polémica. Comunistas y andalucistas estaban a favor de la compra, mientras que ucedistas y socialistas estaban en contra. Este empate (a 13 concejales) sólo se consiguió romper con la ausencia de un concejal ucedista y con el voto de calidad de Anguita, quien asegura que el Ayuntamiento “no podía esperarse a la quiebra de la empresa ya que eso hubiera sido el desgaste tanto para los ciudadanos como para los trabajadores”. Bajo su punto de vista, “el Ayuntamiento es el titular de la responsabilidad del transporte público. Si lo privatiza y la empresa privada tiene problemas, el pueblo va a pedir explicaciones a su Ayuntamiento”.

Tras la compra, el Ayuntamiento puso en marcha su conocido Plan Estrella, que pretendía comunicar todos los barrios entre sí y con el centro; un proyecto que fue arrastrando los déficits que sufría la empresa desde hacía décadas y que llevó a la compañaí a la suspensión de pagos en 1980. Otros dos proyectos de está índole precedieron al Plan Estrella, pero con el mismo infortunio que éste: fueron el Plan Margaritas y el Han Metropolitano. La situación crítica fue tal que llevó al Ayuntamiento a proceder a la municipalización completa de la empresa. Finalmente, a finales de 1982 y tras un pleno de más de cuatro horas, el Consistorio aprobó la municipalización con los votos a favor del PCA y del PA.

Pero la municipalización no fue la plena solución a los problemas de lo que ya era Aucorsa. Según cuenta Juan De Dios Mellado Morales, autor de Crónica de un Sueño: Memoria de la Transición Democrática en Córdoba (1973-83), la empresa municipal venía desde febrero de 1982 sufriendo “déficits economicos para el municipio, imposibles de soportar para una empresa privada movida no por la prestación de un servicio social sino por el lucro”. Esta inestabilidad se trasladó, a su vez, a sus trabajadores, que se pusieron en huelga en 1984, durante el mandato de Anguita. Con el posterior alcalde, Herminio Trigo, también se vivieron paros parciales, aunque nunca una huelga general.

Décadas después, Aucorsa prosigue en su camino de ofrecer un servicio público de calidad y de cuadrar sus cuentas, que actualmente presentan una deuda de casi cuatro millones de euros. Las previsiones para el año que viene, a este respecto, es de 3.300.000 euros. Además, la empresa municipal acaba de superar uno de los momentos más críticos que se recuerdan, con una huelga que, a última hora, se suspendió tras una reunión que acabó a altas horas de la noche. De esta forma, la empresa y los trabajadores acordaron reducir el cómputo anual de horas de trabajo. Así, del cupo actual se va a pasar a 1.680 horas en 2018 y a 1.647 horas en 2019. Siguiendo el listado de peticiones del Comité de Empresa, también se va a conceder un día de asuntos particulares a partir de 2018. Por otro lado, el acuerdo implica que se dejará la jornada máxima diaria el año que viene en 8,45 horas de trabajo. Y aunque se podrán fijar servicios de hasta 8,55 horas, se abonará como horas extraordinarias todo turno que exceda de las 8,35. Para 2019 la jornada máxima diaria será de 8,45 horas y se abonarán como horas extraordinarias a partir de 8,30. Por último, se ha acordado reducir los tiempos de prescripción de los expedientes disciplinarios y de la sanción máxima de las faltas graves.

Retos de Aucorsa para 2018

Sin embargo, las mejores laborales de los trabajadores no son los únicos retos con los que Aucorsa afronta el próximo año:

Mejora de la flota. El deterioro y el envejecimiento de los autobuses de Aucorsa provocan un mayor aumento de los gastos de combustible y mantenimiento. Desde la empresa aseguran que para que Aucorsa sea un referente en movilidad sostenible, es necesaria la renovacion de la flota, sustituyendo los vehículos que más consumen y más emisiones producen por otros más eficientes a nivel energético y medioambiental. Aunque las nuevas adquisiciones han contribuido a rabajar ligeramente la edad media de la flota, ésta se sitúa en torno a los 11 años, una cifra muy elevada ya que la mitad de la flota se sitúa entre los 15 y los 20 años de media.

Mejora de la seguridad. Aucorsa implantará cámaras de vigilancia en 100 autobuses durante el próximo año. La instalación de estos elementos responde a un compromiso del equipo de gobierno acordado con el comité de empresa en la primavera de 2016, dentro de la puesta en marcha del Plan Integral de Seguridad 2016-2019 en la empresa municipal. En él, además de los sistemas de videovigilancia, se incluía la incorporación de mamparas y vigilantes. Durante el pasado año ya se colocaron 38 cámaras de videovigilancia y ocho mamparas de seguridad.

Aumento de viajeros. Según los últimos datos facilitados por Aucorsa, la empresa cerró el pasado mes de octubre con 1.754.351 viajeros, cifra que supone un incremento del 8,16% en relación con el mismo mes del año pasado. Así, el acumulado durante 2017 se sitúa, a finales de octubre, en 15.849.514 viajeros frente a los 15.869.507 del año pasado, con un descenso del 0,13% y una pérdida de 19.993 viajeros. Por ello mismo, la previsión de la empresa para los próximos meses es que siga aumentando el número de viajeros, superar los datos del año 2016 y aproximarse lo máximo posible a los 19.359.020 viajeros del año 2015, dato que representa el máximo de viajeros en los últimos seis años.

Reducción del gasto en combustible. La previsión de los presupuestos para 2018 prevé una ligera disminución del gasto en carburantes, siguiendo en la misma línea que los presupuestos para 2017 y para 2016.

Disminución del gasto en repuestos. Como ocurre con el camburante, el Ayuntamiento ha previsto para 2018 una reducción del gasto en repuestos, pasando de 840.000 euros en 2017 a 800.000 para el año próximo. Esta partida está íntimamente relacionada con la edad media del conjunto de la flota, por lo que la única forma de paliar este envejecimientos es una renovación profunda.

Etiquetas
stats