Ardor y dolor insoportables: lo que sintió una joven tras sufrir una picadura del mosquito tigre

Picaduras de mosquito tigre

La Universidad de Córdoba ya ha constatado la existencia de tres puntos diferentes de la capital con presencia del mosquito tigre y la joven Cristina Ríos ha sido una de las personas afectadas por su picadura. Lo que primero empezó como un fuerte picor acabó a lo largo de dos días con un ardor insoportable en la pierna e, incluso, con un entumecimiento de su extremidad. Estos síntomas y las noticias sobre la llegada de este insecto a la ciudad le hicieron acudir a un centro de salud, donde le detectaron que había sufrido una picadura del mosquito tigre.

Ríos tiene 19 años y vive en una parcela en El Higuerón. El pasado martes empezó a notar un picor en su pierna que se fue incrementando por momentos. Cuando se tocó la zona, sintió que "tenía una bola enorme". Creyendo que era una picadura de un simple mosquito, explica que se echó "agua e hielo" y volvió a acostarse. Al levantarse vio que la zona la tenía muchísimo más hinchada y con un enrojecimiento "fuera de lo normal". Ríos cuenta, además, "que en el mismo centro de la picadura tenía un orificio muy grande".

Junto a estos síntomas, la joven apunta que en la zona afectada también sintió "muchísimo ardor y una gran hinchazón". A pesar de que, incluso, "a través de la ropa" notaba cómo le "ardía toda la zona", Ríos siguió haciendo su vida normal hasta el pasado jueves, cuando la situación ya se hizo insoportable y las consecuencias de la picadura iban a más.

Así que decidió acudir al ambulatorio ubicado en la Avenida de Cádiz "para no colapsar en ningún momento las Urgencias del Hospital Reina Sofía". "¿Qué iban a pensar si llego allí con una picadura de un simple mosquito? Porque yo pensaba que era eso", asegura la joven. Sin embargo, tras una exploración de la médica, la facultativo dictaminó que la picadura respondía a la de un mosquito tigre que, principalmente, suele volar bajo, por ello le atacó en la pierna.

Dada la gravedad de estas picaduras, con la que se pueden contraer enfermedades como el dengue, la médica le suministró un tratamiento basado en un antihistamínico y en una crema para hacer frente a la infección que provoca este tipo de picotazos. En el ambulatorio, la facultativo le sugirió a la joven que se explorara durante una semana ya que si los síntomas empeoraban tendría que ser sometida pruebas más exhaustivas para determinar si la joven había contraído alguna enfermedad. Sin embargo, la joven asegura que tras la aplicación del tratamiento han remitido considerablemente tanto el dolor como la hinchazón.

El caso de esta chica no es el único que se ha producido en la ciudad, señala la joven, ya que mientras esperaba su turno para la consulta, una mujer le enseñó la picadura por la que acudía al centro de salud, resultando ésta ser de las mismas características que la de Ríos. Dentro de la consulta, la médica le confirmó que se habían dado más casos además del suyo.

Etiquetas
stats