Una admiradora cordobesa le manda flores al juez Castro

El juez José Castro, cordobés, a la salida de los juzgados de Palma.
El magistrado, cordobés, acaba de procesar a la Infanta Cristina de Borbón y a su marido, Iñaki Urdangarin, en el caso Noos

Una admiradora anónima de Córdoba le remitió ayer flores al juez (también cordobés) José Castro, que ha procesado a la Infanta Cristina por la comisión de un presunto delito fiscal. Según publican hoy diversos medios de comunicación mallorquines, las flores llegaron al despacho de Castro a las 11.00 de la mañana. La admiradora cordobesa se las había comprado por internet a una floristería de la capital de las Islas Baleares, Palma de Mallorca, y dirigidas al juez, que además ha procesado a Iñaki Urdangarin y al expresidente de la comunidad autónoma balear, Jaume Matas.

No es la primera vez que el juez Castro recibe gestos de admiración desde su tierra. A principios de año, Primavera Andaluza promovió una recogida de firmas para que el magistrado recibiera la medalla de oro de Andalucía por su proceso judicial llevado a cabo contra Iñaki Urdangarin en el llamado caso Noos, donde supuestamente se desfalcaron millones de euros de dinero público en Palma de Mallorca.

José Castro Aragón nació en Córdoba en 1947. Además de cordobés, es el primer juez en la Historia de España en imputar a un miembro de la Casa Real. El juez Castro es el titular del Juzgado de Instrucción número tres de Palma de Mallorca desde hace 23 años. Le gusta que le llamen Pepe Castro. Está divorciado y tiene una novia en Palma de Mallorca. Es padre de tres hijos, todos licenciados en Derecho. Ha sido un amante de las motos hasta que ha tenido que cambiarlas por el ejercicio físico por prescripción médica. Ahora ya no llega a la conocida como “cuesta de Urdangarin” [la entrada a los juzgados de Palma de Mallorca] subido encima de una motocicleta de gran cilindrada. Ahora lo hace en bicicleta o andando deprisa para evitar a los periodistas, a los que jamás, en sus 34 años como juez, ha concedido una entrevista. Nunca se le ha podido arrancar una declaración más allá de sus autos judiciales.

Pepe Castro fue funcionario de prisiones antes que juez. Inició su carrera en magistratura en el año 1976 y muy pronto se fue a Palma de Mallorca, donde reside desde 1985. Antes pasó por los juzgados de Dos Hermanas (Sevilla), Arrecife (Lanzarote) y Sabadell (Barcelona), por lo que abandonó Córdoba hace casi 40 años. Ahora vive en un adosado en Palma de Mallorca. Pepe Castro es muy aficionado al deporte. Aunque se confiese futbolero (es del Real Madrid) ha practicado Kendo, un deporte japonés de artes marciales que ha transmitido a sus hijos. Entre ellos se encuentra algún que otro campeón de Europa de esta práctica.

Etiquetas
stats