Ponte el poncho

El poncho

 es la prenda revelación de este otoño-invierno, la adquisición recomendable, la señal inequívoca de que se está en la onda. ¿Qué hacer?: ¿Probar?, ¿Pasar de ello?, ¿Sucumbir acríticamente?, ¿Elegir el modelo más adecuado? Démosle una oportunidad a la frazada de tejido con un orificio para la cabeza que en las américas llamaron poncho. Las mujeres, pero también los hombres, podemos lucir abrigados y con estilo gracias a esta vestimenta tradicional de los pueblos andinos y los gauchos de Argentina.

No obstante, el poncho más cercano a las tendencias de moda es el que popularizó el movimiento hippie en los años 70. Esos ponchos bohemios y étnicos que con tanta naturalidad se colocaban grandes de la música como Ringo Star, Sting o Eric Clapton o míticos actores como Clint Easwood en Por un puñado de dólares. Y, cómo no, las versiones que los diseñadores de las grandes firmas han ido interpretando. Vamos, que en 2014 un poncho de Prada dista bastante de la prenda andida que usaba y tanto quería Garibaldi (http://es. wikipedia. org/wiki/Giuseppe_Garibaldi).

Triunfan, además, los diseños de capa-poncho con estampados geométricos, cuyo máximo exponente es el modelo personalizado de Burberry Prorsum que está agotado a pesar de su precio, porque ha hecho furor entre las más ricas y bellas. Y por supuesto, los tejidos lisos, el tartán o la sencillez de una discreta cenefa de rayas. 

Por suerte hay ponchos para todos los gustos y medidas. Largos, cortos, a la cadera; llamativos o discretos; amplios y voluminosos o más pegados al cuerpo. Pero habrá que advertir de que solo a las personas espigadas y esbeltas, a los y las elegantes que saben llevar prendas fluidas sin que se les caigan ni se les desaliñe la imagen, y los y las de espíritu libre y revolucionario, son a quienes les quedan bien los ponchos por definición. 

Yendo al grano, en Zara, y Stradivarius  se pueden encontrar ponchos de moda con una buena relación calidad-precio. También es interesante bucear en las tiendas on line de Asos, Topshop, Mytheresa  y de Net-a-Porter.

 Para la oferta artesanal, bien andina, bien de la Sierra de Grazalema (Cádiz) hay que acercarse a las web (http://www.alpacamall.com/) y (http://www.mantasdegrazalema.com)

Cuestión aparte es si a quienes se nos escurren los fulares y las estolas nos irá bien un señor poncho de la Paris Fashion Week o uno auténtico de los Andes tejido  con lana de alpaca.

Pero bueno. Ponte poncho, muchacho; ponte poncho, muchacha, que el frío te abraza. 

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación. 

Etiquetas
Publicado el
18 de octubre de 2014 - 05:52 h
stats