Feliz amor

.

El adjetivo aquí es redundante, porque es amor si es feliz. Y no hay más vueltas de hoja ni cuestiones de tiempo, edad o circunstancia. Venga, pues, y celebremos San Valentín en todas sus formas. La vida es nuestra oportunidad de querer. Ese puede ser el fondo de la cuestión.

El hito en el calendario sentimental, comercial, etcétera, suele llamarse regalo de enamorados, cena, escapada, maceta de orquídeas, jamón ibérico DO de Los Pedroches, señor reloj de miles de euros, álbum de fotos o marco digital, libro dedicado, bolso de Gucci, perfumes, corbatas, pañuelos, inscripción al gimnasio, bicis o skateboard, serie preferida, joyas de astronómico precio, colgantes y anillos de alta joyería más asequible, tratamientos en SPA para dos, bombones de autor, tartas de chuches, cajas de experiencias, y una lista interminable, por fortuna.

Para regalar en un 14F de aniversario, enamoramiento o vida compartida en ciernes, las joyas, y relojes que son leyenda del tiempo (Rolex, Cartier,y suma y sigue), constituyen la apuesta segura por lo inolvidable.

Suárez ha lanzado una colección en torno a corazones, flores y anillos de Romeo y Julieta que bien merece una visita a su tienda on line. Por otro lado, el rosa, además de las rosas, es el color protagonista del Día de San Valentín. MAC Cosmetics y Givenchy promocionan labiales y fragancias en este tono de ternura y seducción que no solo se declina en la moda o los complementos femeninos, sino que conquista la colección de Primavera de 2019 de los chicos Dior.

Será que como en el nuevo libro del profesor Octavio Salazar, WeToo, San Valentín y la manera de quererse se plantea hoy, necesariamente, igualitaria.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación,

Etiquetas
Publicado el
9 de febrero de 2019 - 01:05 h
stats